Un grupo de técnicos del programa europeo de desarrollo rural Proder, acompañados por miembros de la directiva de la Mancomunidade de Montes Vecinais de Redondela, recorrieron la pasada semana el antiguo trazado de la traída de aguas de Vigo a su paso por el municipio redondelano para evaluar un proyecto de este colectivo -que engloba a más de 2.000 comuneros de nueve parroquias- que pretende transformar este trayecto en una ruta de senderismo que discurrirá por las parroquias de Chapela, Trasmañó, Cedeira, Santo Estevo de Negros, Cabeiro, Vilar de Infesta, Saxamonde, Quintela y Reboreda.

El proyecto de la actuación plantea mejorar el estado actual del firme con una capa de jabre y la recuperación de la vegetación autóctona para convertir el sendero en un auténtico corredor verde para el disfrute de todos los ciudadanos.

La Mancomunidade de Montes Vecinais estima un coste total de la actuación de 179.000 euros, a financiar en su mayor parte por el Plan Proder, mientras que los comuneros aportarían el veinte por ciento del total.

El presidente de la Mancomunidade, Francisco Puch, califica de "muy positivo" que los técnicos del programa Proder se desplazasen hasta el municipio, puesto que demuestra que existe interés en el proyecto. Ahora, los expertos del programa europeo deberán valorar la iniciativa y emitir un informe, del que dependerá la concesión de la subvención. El resultado final del estudio se conocerá el próximo mes de noviembre.

Puch considera que la creación de una ruta de senderismo "servirá para recuperar un espacio en un entorno natural privilegiado, con unas vistas impresionantes, y también para promocionar el turismo en la zona".

El proyecto de la Mancomunidade de Montes plantea, además de la recuperación del trazado de la traída de aguas, la construcción de pequeñas áreas de descanso con bancos y mesas a lo largo de toda la ruta, que al mismo tiempo actuarían como miradores integrados en el paisaje. Algunas de estas zonas se ubicarían en el entorno de fuentes, que también se recuperarán con el fin de garantizar el abastecimiento de agua a los senderistas. También se proyecta la realización de otras actuaciones puntuales entre las que cabe citar la retirada de escombros de vertederos incontrolados o el vallado de seguridad en los ríos.

La creación de la ruta de senderismo debe estar acompañada de acciones de divulgación para potenciar la afluencia de visitantes a la zona, además de servir como espacio de divulgación de la flora y fauna autóctona, así como instrumento de concienciación para la recuperación y conservación de espacios en regresión. En este sentido, proponen la colocación de paneles informativos de las distintas formaciones vegetales y elementos característicos de la zona, señales indicativas y la edición de guías y folletos explicativos sobre la ruta.