El Libro Guinness de los Récords podría contar el próximo año con un nuevo logro en el apartado gastronómico. José Alberto Gándara, panadero del establecimiento O Bastón, de la parroquia nigranense de Vilariño, se esfuerza cada año en la elaboración de una empanada de cien quilos para el disfrute de la parranda de San Roque, integrada por cerca de trescientos vecinos de la zona.

Cinco profesionales acompañan a José Alberto en la elaboración de la enorme pieza de 2,30 metros por 3,20. Desde las cinco de la pasada madrugada, los panaderos trabajan para obtener el rico plato relleno de bacalao con pasas, carne, zorza, bonito y pollo. "Cada zona de la empanada lleva un ingrediente, para que todos los que la prueben la encuentren de su gusto", asegura el profesional, que espera obtener el reconocimiento del Guinness el próximo año. "Espero hacer una de 200 quilos. Será difícil, porque la cocemos de una sola pieza en un gran horno durante hora y media. Pasado ese tiempo la sacamos para ver si está o si debemos introducirla de nuevo ", explica.

La donación de este establecimiento a la parranda no es nueva. José Alberto Gándara ofrece la empanada a los romeros desde hace varios años, un gesto que heredó de sus padres. Sus vecinos se lo agradecen, ya que la caminata que realizarán hoy requiere un buen tentempié. Desde hace más de un siglo, se reúnen cada día de San Roque a las ocho de la mañana en la parroquia. Desde allí parten a pie hacia la iglesia de Morgadáns, en Gondomar, para honrar a San Roque. Aunque acuden con sus propias provisiones, las familias participantes en la caminata disfrutan de la empanada de O Bastón como un ritual. Al llegar a la carballeira de Morgadáns, la degustan acompañados de música tradicional.