El djembé es originario de Guinea y Mali aunque en la actualidad ya está extendido en toda África. Originariamente se usaba como medio de comunicación, con sus sonidos se transmitía información. Este instrumento popular africano está construido con piel de cabra, tanto por su idoneidad para el sonido, como por su fácil obtención. Las cuerdas que tensan la piel de cabra son comunes, aunque en sus comienzos eran también de la misma piel trabajada.

La madera auténtica del djembé es teca, aunque con su industrialización ya es habitual encontrarlo de otras maderas. Además, es habitual que los djembés presenten dibujos representativos de los lugares de donde proceden.