La crisis política en el gobierno local de Redondela no ha sentado bien a los ciudadanos, que temen que las disputas entre los dos principales socios del gobierno, socialistas y nacionalistas, provoquen una situación de inestabilidad que pueda repercutir en la gestión de asuntos importantes.

En este sentido, los responsables de distintos colectivos sociales y vecinales del municipio lamentan que el gobierno de coalición haya llegado hasta una situación de la que ahora será difícil salir, y exigen "seriedad" a sus responsables para buscar una solución urgente al problema.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Redondela, José Antonio Gómez, califica de "preocupante" el desencuentro entre PSOE y BNG y critica la "imagen negativa" que se está dando del municipio por culpa de los representantes políticos. "Deben resolver sus diferencias cuanto antes, no es bueno estar en la palestra por un asunto negativo", afirma. En su opinión, los distintos grupos han gestionado mal la crisis desde el principio. "Si realmente el asunto se debe a la colocación de unos maceteros, es de risa. Estos pequeños asuntos no pueden ser la causa de una ruptura del pacto, deberían resolverlos internamente porque, de lo contrario, da la impresión de que están jugando al mus con el dinero de los ciudadanos", comenta.

Gómez cree que finalmente llegarán a un acuerdo y todo quedará "como una anécdota de verano", aunque si el asunto fuese por algo muy serio considera que "deben ponerlo sobre la mesa cuanto antes y dejar de intentar engañar a la gente con excusas como los maceteros".

El presidente del colectivo empresarial también recuerda a los gestores locales que actualmente es un momento muy bueno para comenzar a gestionar los asuntos pendientes, "puesto que tenemos un gobierno autonómico del mismo color". Entre los proyectos más urgentes, cita la dinamización comercial y turística del municipio, la aprobación del plan de urbanismo y la creación de suelo industrial.

Por otra parte, el presidente de la Mancomunidade de Montes de Veciñais en Man Común de Redondela, Francisco Puch, considera que la situación política se debe a la "falta de un programa conjunto" consensuado entre los tres partidos del gobierno redondelano. "Tienen una responsabilidad seria; no se puede gobernar en base a intereses partidistas y olvidarse de los intereses reales de los vecinos", indica. Por este motivo, Puch exige a los representantes políticos que "dejen las peleas internas y comiencen a gestionar asuntos como el plan de urbanismo, que lo tienen abandonado en un cajón, o el deslinde con los municipios limítrofes, que llevamos años reclamando y sigue sin resolverse", explica.

"Cada uno en su sitio"

El patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Redondela, Fernando Saavedra, cree negativo que BNG y PSOE rompan ahora el pacto de gobierno, justo cuando en la Xunta comienzan a gobernar estas mismas formaciones. "Deberían actuar las direcciones de los dos partidos para solucionar el problema y poner a cada uno en su sitio", expone. En su opinión, "no sería bueno" un gobierno socialista en minoría, aunque reconoce que "lo lógico es que el Bloque deje sus competencias si es cierto que no tiene confianza en el alcalde". Además reclama a los representantes políticos que "expliquen al pueblo las causas de sus diferencias, porque no puede ser por la tontería que dijeron", en referencia a los maceteros y las obras de un camino en Reboreda.

Por último, la presidenta de la Asociación de Vecinos de Chapela, Ángela Méndez, califica de "circo" la actual situación política. "Me parece una falta de respeto, no hay seriedad en los políticos, han decepcionado a los ciudadanos. Parece que en vez de defender los intereses de los vecinos están para lucrarse", lamenta. En su opinión, da igual el partido que gobierne. "Todos son iguales, sólo se mueven y prometen cuando están cerca las elecciones, pero el resto de la legislatura no hacen nada", concluye.