El portavoz del BNG, Carlos Pazos, reconoció tras la sesión que ya estaba decidido el voto antes del inicio del pleno. "En el Bloque no hay espacio para la improvisación. La decisión de abstenernos fue colectiva, consensuada por la ejecutiva local y comarcal", explicó.

El edil del Bloque también negó tajantemente haber recibido presiones de la dirección nacionalista. "En este partido no hay presiones ni decisiones personales, los asuntos se acuerdan de forma colectiva", puntualizó.

Por último señaló que todavía no han decidido cuál será su posición a partir de ahora dentro del gobierno local.