El Celta vuelve al trabajo para preparar el primer amistoso ante el Benfica

Giráldez dirigirá una doble sesión mañana en la ciudad deportiva

REDACCIÓN

Claudio Giráldez concedió descanso ayer a la plantilla del Celta, que la semana pasada se convirtió en la más madrugadora de Primera División en iniciar la pretemporada. El equipo vigués vuelve esta mañana a los entrenamientos en la ciudad deportiva Afouteza con una sesión matinal. Para mañana, está previsto una doble sesión para una semana que se cerrará el sábado con el primer amistoso del verano. En la localidad portuguesa de Águeda, en el distrito norteño de Aveiro, al Celta le espera el Benfica. El encuentro, a partir de las 20 horas, será ofrecido en directo por la Televisión de Galicia.

No parece probable que para la cita contra el equipo lisboeta, Giráldez pueda presentar alguna cara nueva, más allá de Julen Lobete, que acaba de regresar a Vigo tras sus cesiones en el Andorra y en el Waalwijk neerlandés, al que llegó en el verano de 2022 después de formar parte de la operación de traspaso de Brais Méndez a la Real Sociedad.

El delantero vasco, sin embargo, apenas cuenta con opciones de continuar en Vigo. El club prosigue su labor de aligerar una plantilla en la que solo se han producido bajas, hasta el momento. La última ha sido la de Miguel Rodríguez, que se marchó a préstamo al Utrecht, que se reserva una opción de compra por el atacante redondelano. Larsen, traspasado al Wolverhampton; Tapia, quedó libre; Lautaro de León, rescindió contrato; y Fontán, traspasado al Arouca, fueron los primeros en abandonar Vigo. Los próximos en salir podrían ser Alfon González, Miguel Baeza y el citado Lobete.

El club vigués, mientras tanto, intenta cerrar alguno de los fichajes que ha solicitado Giráldez para reforzar una plantilla que tendrá como principal objetivo no pasar apuros clasificatorios como en años anteriores.