Un largo y tórrido mercado

El Celta no cree que pueda vender a Larsen hasta bien avanzado el verano

El club trata de agilizar un par de traspasos de menor cuantía antes del día 30

Paciencia y Manu Sánchez, en la rampa de salida

Garcés y Claudio, durante la presentación del técnico.

Garcés y Claudio, durante la presentación del técnico. / Alba Villar

Marco Garcés se enfrenta al mercado estival más agitado de los últimos años por el ingente número de bajas que el club prevé dar para rebajar el plantel hasta las 23 fichas profesionales que Claudio Giráldez se propone manejar el próximo curso. El exceso de equipaje afecta a más de un tercio del actual plantel y, a la urgencia de dar más de una quincena de bajas para formalizar nuevas incorporaciones, se suma la necesidad de desprenderse de algunas de las fichas más elevadas para ajustar el límite salarial y cerrar al menos un par de ventas antes del próximo día 30 para cuadrar las cuentas del último ejercicio.

Gonçalo Paciencia y Manu Sánchez, por el que se han interesado equipos de LaLiga, son los futbolistas con más posibilidades de abandonar el club en el corto plazo. El Celta ha puesto en el escaparate a Unai y a Carles Pérez, que no entran en los planes de Claudio Giráldez y ocupan la cima de su escalafón salarial, y cuenta con vender a Cervi por un montante próximo a los 3 millones.

No se contemplan llegadas de forma inmediata, aunque se han dado pasos con el Racing de Ferrol para repescar a Iker Losada, cuyo fichaje no se abordará hasta que se hayan liberado un buen número de fichas. En esta tarea se centra el club, con escasas opciones de dar las 10 bajas que se ha propuesto concretar antes de que el equipo retorne a los entrenamientos en los primeros días del mes de julio.

A la problemática de dar un gran número de bajas, se agrega la parálisis que sufre el mercado en un contexto de falta de liquidez y serias dificultades de muchos clubes para acomodarse a las limitaciones económicas que impone LaLiga. Cumplidas dos semanas del mes de junio, apenas se han producido movimientos y la celebración de la Eurocopa de Alemania va demorar varias semanas que se formalicen las operaciones que tiran del mercado. En este complicado escenario, el Celta no prevé cerrar una gran venta hasta bien avanzado el verano, como ocurrió el pasado curso con Gabri Veiga, traspasado en el mes de agosto con la competición ya en marcha. Larsen, a quien Marco Garcés se refirió hace unos días como la “joya de la corona” del plantel es su mejor baza para hacer caja. El Celta lo ha tasado en 30 millones y no parece dispuesto a rebajar el precio.

El director de fútbol confirmó que un buen número de clubes de varias ligas importantes se han interesado por la situación del artillero escandinavo, de momento sin propuestas en firme. “Han preguntado muchos equipos, pero solo ha habido tanteos”, explicaba el ejecutivo. Por pujanza económica de la competición y perfil de juego, la Premier League parece el destino más probable de Larsen, con el problema de que en el campeonato inglés se nutre del mercado interno antes de acudir al externo y la celebración de la Eurocopa va a lentificar los principales movimientos, retrasando la rueda de fichajes en el resto de competiciones. En este contexto, el Celta trata de acelerar ventas menores de futbolistas con los que no cuenta, a riesgo, en algún caso, de no recuperar la inversión realizada en su momento. Este podría ser el caso de Manu Sánchez, que interesa al Betis y al Mallorca y a quien el Celta adjudicó en su momento un valor contable de 9 millones en la operación de venta de Javi Galán al Atlético de Madrid, o de Franco Cervi, por quien pagó 4 millones hace tres años y podría venderlo en unos 3.

En las dos campañas anteriores, con Luis Campos al frente de la parcela deportiva, el Celta cuadró las cuentas del ejercicio con algunas ventas importantes que no se prevé que se repitan este año. Hace dos temporadas salieron Néstor Araújo y Brais Méndez por un montante de 18 millones y se fichó a Williot Swedberg por 5,5; el pasado se vendió a Javi Galán al Atlético por 15, a Orbelín Pineda al AEK por 6 y a Gabriel Fernández al Pumas por 2 y se incorporó a Manu Sánchez.

Suscríbete para seguir leyendo