Más inesperados, menos intocables

La mala primera vuelta del Celta ha propiciado que Benítez diese protagonismo a futbolistas que partían con un papel secundario | La modificación del plan llevó a otra parte de la plantilla a un ostracismo inesperado

Unai, Starfelt y Bamba trata de rematar un saque de esquina.

Unai, Starfelt y Bamba trata de rematar un saque de esquina. / Ricardo Grobas

La primera vuelta del Celta, que completará el 3 de enero ante el Betis, se ha desarrollado entre la mediocridad de los resultados y la sorpresa por la irrupción de futbolistas a los que en verano no se les espera con tanta frecuencia en el once titular de Rafa Benítez. En la búsqueda de un patrón de juego y de buenos resultados, el técnico del conjunto celeste ha apostado por gente como Renato Tapia, Carlos Dotor, Kevin Vázquez, Mihailo Ristic, Franco Cervi... que en algunos casos ni siquiera se contemplaba su continuidad en Vigo. Por el contrario, a otros como Carles Pérez, Fran Beltrán, Manu Sánchez, Hugo Sotelo... se les imaginaba con un mayor protagonismo del que llevan hasta el momento. Los malos resultados contribuyen a modificar la hoja de ruta y quienes parecían intocables desaparecen durante jornadas.

Tapia y Dotor

El ejemplo más claro de los inesperados de Benítez es Renato Tapia. El peruano tuvo un pie en el Olympique de Lyon, pero su traspaso se frustró y al no renovar el contrato se esperaba que acabase en la grada. En las últimas jornadas, Tapia ha sido titular como pivote, junto a Carlos Dotor. También era difícil imaginar hace apenas un mes que el joven madrileño se convertiría en un habitual de Benítez.

La reaparición de Cervi

Las contrataciones de Jonathan Bamba y de Ristic situaban a Franco Cervi como tercera opción en el lateral o en el extremo izquierdo. El argentino, firmado en la etapa de Coudet, aparecía como una pieza prescindible en cualquier momento. Sin embargo, Benítez lo ha recuperado en las últimas semanas para el once titular en detrimento de Bamba e incluso por delante de Carles Pérez o De la Torre.

Kevin y Mingueza

El zaguero canterano se ha adueñado del lateral derecho que Benítez tenía reservado para Óscar Mingueza, a quien el entrenador prefiere situar ahora en el centro del campo. Sin embargo, el catalán incluso se ha ido al banquillo cuando no aparecía en la medular, mientras Kevin Vázquez encadena nueve titularidades, igualando su récord personal en el primer equipo celeste. Así las cosas, Benítez no vería mal un fichaje para reforzar el lateral en el mercado de enero.

Ristic y Manu Sánchez

El Celta buscó en el lateral izquierdo titular de Osasuna el recambio por la venta de Javi Galán. Así, Manu Sánchez se presentó en Vigo como el dueño de la plaza vacante. Benítez, sin embargo, logró que el club aceptase a última hora reforzar ese costado de la defensa con el balcánico Mihailo Ristic. El exjugador del Benfica se ganó muy rápido la confianza del técnico madrileño y desplazó a Sánchez al banquillo. Solo las lesiones del internacional serbio devolvieron al lateral madrileño a la titularidad, perdida de nuevo en las últimas jornadas.

Carles Pérez, en la sombra

En el once ideado por el Celta para la temporada de su centenario, Carles Pérez aparecía como fijo en el extremo derecho. El club se había gastado 5,5 millones de euros y el jugador alcanzaba uno de los tres salarios más elevados de la plantilla. Dos lesiones musculares le privaron primero de la titularidad y después Benítez buscó en el banquillo otras alternativas, a la espera de que el catalán recuperase el desborde que mostró en sus mejores momentos en Vigo. En el último partido de 2023, Benítez se decantó antes por el canterano Miguel Rodríguez para oxigenar el equipo que por Carles Pérez en la sombra.

La desaparición de Beltrán

El centrocampista de Seseña partía como titular en el mediocentro a la espera de que el club encontrase el jugador más físico que Benítez reclamaba desde el verano. Fran Beltrán, mientras tanto, continuó sumando muchas titularidades, como en temporadas anteriores y con distintos entrenadores. Pero en las últimas jornadas incluso se quedó sin minutos ante la apuesta de Benítez por Renato Tapia.

Sotelo y Carlos Domínguez

La cantera ha perdido peso en la plantilla del Celta, por lo que en verano se generó mucha ilusión ante el destacado papel de Hugo Sotelo y de Carlos Domínguez en los amistosos de pretemporada. Se esperaba que ambos tuviesen más oportunidades con Benítez. Sotelo, que incluso disfrutó de un par de titularidades en el arranque del curso (ante Osasuna y Real Sociedad), se cayó del once inicial hasta la jornada duodécima frente al Sevilla. Las cinco restantes apariciones en LaçLiga fueron residuales. En las últimas jornadas, Benítez se ha decantado más por el músculo que por la habilidad en el centro del campo. Carlos apareció en la cuarta jornada y se mantuvo dos más en la titularidad, pero pronto regresó al banquillo, hasta que Benítez lo rescató ante el Granada y en el segundo tiempo frente al Villarreal. El defensa central vigués es talismán, pues casi siempre que ha sido titular el Celta ha sacado un resultado positivo. Tiene que armarse de paciencia porque está llamado a ser importante en el club.

Miguel y Williot

Los últimos de la fila. En eso se han convertido Miguel Rodríguez y Williot Swedberg, que suman 69 y 48 minutos, respectivamente, en LaLiga. Benítez tampoco cuenta con estos jóvenes valores, a los que solo les reserva la Copa del Rey, a la espera de una posible salida en el mercado de enero.

Suscríbete para seguir leyendo