Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos renovaciones urgentes de acometer

El Celta tiene pendientes las ampliaciones contractuales de Hugo Mallo, que concluye su relación laboral en junio próximo, y de Renato Tapia, cuyo vínculo con el club celeste expira en 2024

Mallo conversa con Aidoo en presencia de Tapia, de espaldas, en el amistoso ante el Braga. // JOSÉ LORES

La posibilidad de que el Celta fiche en enero al jugador desequilibrante de banda que no pudo contratar en el mercado estival está supeditada a la salida de Denis Suárez, cuya situación permanece enquistada desde hace meses sin visos de solución, con la única salvedad de que, en poco menos de un mes, el salcedense será libre para negociar su futuro y cobrar prima de fichaje con el club que lo contrate en junio. Pero al margen de lo que pueda sucede con Denis, si finalmente algo se mueve, el club vigués tiene abierto otro frente no menos importante: el de las renovaciones de dos pesos pesados de la plantilla que concluyen contrato este año o el próximo: Hugo Mallo y Renato Tapia.

La ampliación de contrato más urgente y también la más sencilla de acometer por la excelente disposición de ambas partes a alcanzar un acuerdo rápido es la del capitán celeste. Con 432 partidos a sus espaldas, el segundo de la historia junto a Iago Aspas tras el legendario Manolo, Mallo es uno de los grandes emblemas del club y la cantera celeste, un futbolista que solo ha defendido el escudo del Celta y que a sus 31 años está destinado a capitanear al conjunto vigués todavía por algunos años.

El caso de Mallo es calcado al de Iago Aspas, el otro gran emblema del actual plantel, que también concluía su anterior contrato en junio de 2023 y cuya renovación se concretó a finales del pasado mes de julio tras un breve intercambio de impresiones entres ambas partes. El astro moañés amplió su vínculo con el Celta por dos temporadas más, hasta junio de 2025, pero con la idea de poder seguir algún tiempo más si el cuerpo y las ganas de jugar al fútbol le aguantan.

La renovación de Hugo, tres años más joven que Iago, podría ser por algún tiempo más y no se puede descartar que contemple una rebaja salarial, pues a diferencia de Aspas, cuyo rendimiento se ha mantenido inalterado o incluso ha mejorado con el paso de los años, las prestaciones de Mallo se han visto reducidas con la edad. No obstante, ambas partes parecen condenadas a ponerse de acuerdo. El Celta quiere que Mallo se convierta en el futbolista con más partidos en la historia del club y el jugador, que solo ha militado en el Celta y lleva en el primer equipo desde los 18 años, no tiene la intención de moverse. Resulta además improbable que otro club le ofrezca lo que gana en el Celta.

La renovación de Tapia, cuyo contrato expira también en junio de 2024, es otro de los objetivos del club. El peruano, que llegó a coste cero, fue la revelación del curso 2020-21, multiplicando su valor de mercado. Aunque el pasado curso su protagonismo cayó como consecuencia de las lesiones y la falta de descanso, su rendimiento ha vuelto a crecer esta temporada y parece que va a ser un jugador importante para Carlos Carvalhal, que lo ha puesto a la altura de Fran Beltrán en la lucha por la titularidad.

Compartir el artículo

stats