El Celta camina con ilusión hacia el centenario, en el que recorrerá una historia que en los próximos meses emergerá en la memoria del celtismo. En este #CamiñoAoCentenario hay una primera parada obligatoria. El equipo vigués rememorará el próximo miércoles 7 de diciembre el primer partido de su historia, contra el Boavista portugués.

El cuadro de Carlos Carvalhal saltará al estadio de Balaídos para revivir aquel encuentro, disputado el 23 de septiembre de 1923, entre el recién nacido Real Club Celta y el conjunto luso en el Campo de Coia, hogar celeste por aquel entonces. El equipo soñado por Hándicap y Baliño Ledo venció por 8 goles a 2, con el inolvidable Polo como gran protagonista, ya que fue el autor de cuatro tantos.

El Celta-Boavista del miércoles, sin duda especial para el celtismo, se disputará a las 18:00 horas a puerta abierta para que todos los aficionados puedan disfrutar de un emotivo encuentro que además le servirá a Carlos Carvalhal para acelerar la implantación de su sello de cara al vital encuentro ante el Sevilla del día 30 de diciembre.

Los aficionados tendrán acceso libre a las Gradas de Tribuna Alta y Baja para presenciar el primero de los amistosos que el Celta disputará en este parón navideño con el fin de afinar su puesta a punto para el regreso de la competición.

En cambio, el público no podrá asistir, finalmente, al "partido interno" que mañana disputará la primera plantilla en Balaídos. En la rueda de prensa conjunta del pasado lunes, Carvalhal explicó que querían dar a este encuentro el máximo parecido con un choque real y apuntó que sería a puerta abierta, una decisión que se ha cambiado por decisión del club,