Carlos Carvalhal continúa trabajando con la plantilla del Celta en la ciudad deportiva de A Madroa en esta pretemporada de otoño a la que está obligado el fútbol por el Mundial de Qatar. El técnico portugués del Celta había señalado que le gustaría celebrar un entrenamiento a puerta abierta en Balaídos para que los jugadores tomasen contacto con la afición durante este largo paréntesis sin competición. Sin embargo, el club anunció hoy que el entrenamiento de mañana en Balaídos se celebrará a puerta cerrada, por lo que los aficionados se quedarán sin poder ver de cerca a sus jugadores. 

El celtismo si podrá estar presente el miércoles 7 de diciembre en el amistoso que el Celta celebrará en Balaídos ante el Boavista portugués, a partir de las 18 horas.

Será el primero de los cuatro amistosos que el equipo vigués ha programado para esta pretemporada de otoño. El siguiente rival será también otro equipo de la máxima categoría del fútbol luso, el Vizela. Falta por conocer la fecha y el lugar donde se jugará este partido antes de que el Celta se traslade a Inglaterra para enfrentarse al Brentford y al Fulham, que ocupan la mitad de la tabla en la Premier League.