Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caras opuestas de la misma moneda

Unai reactiva su carrera en el Celta mientras Mingueza aguarda su oportunidad | El central vizcaíno ha jugado más minutos en siete partidos con el equipo celeste que en toda la pasada temporada con el Athletic

Unai, durante el partido contra el Betis. MIGUEL RIOPA

Las dos apuestas de Luis Campos para reforzar el centro de la defensa del Celta han iniciado el curso de modo muy dispar. Mientras el exrojiblanco Unai Núñez acapara minutos y reactiva con fuerza una carrera que declinaba en el Athletic, Óscar Mingueza ha tenido en el arranque liguero una participación meramente testimonial, notablemente inferior incluso a la que tenía el pasado curso con el Barça. Son caras opuestas de una misma moneda.

El fichaje por el Celta le ha cambiado la vida a Unai Núñez. El zaguero vizcaíno apostó por el conjunto celeste para relanzar su carrera y ha recobrado de celeste el protagonismo que otrora tuvo con el Athletic, el club en el que creció y con el que alcanzó la internacionalidad absoluta hace tres años. Desde el primer momento, el de Portugalete dejó claro que solo contemplaba la opción de jugar este curso a las órdenes de Coudet. En cuanto supo del interés del Celta, ya no hubo vuelta de hoja. Y la jugada le ha salido redonda: Unai ha jugado en los siete primeros compromisos ligueros con el conjunto celeste más minutos que toda la pasada temporada con el Athletic y se ha convertido en una pieza imprescindible para el Chacho. Es uno de los cuatro jugadores del plantel que ha disputado completos todos los partidos.

El exazulgrana Óscar Mingueza representa la otra cara de la moneda. El catalán dejó el Barça para disponer de minutos con el Celta, pero no ha logrado salvar la competencia de Aidoo en el perfil derecho del eje de la zaga y tiene por delante a Hugo Mallo en el lateral derecho, una posición que para él es secundaria, pero en la que ha ofrecido un interesante rendimiento y ha jugado casi tanto que como central en su antiguo equipo.

Mingueza intenta frenar a Fekir. MIGUEL RIOPA

El dato es demoledor: los 28 minutos repartidos en tres encuentros que Mingueza ha disputado en el arranque liguero con el Celta contrastan con los 225 que a estas alturas de competición había jugado el pasado curso con el Barcelona, pese a perderse entonces los dos primeros compromisos ligueros por una lesión muscular. La apuesta por el Celta no ha surtido en este caso el efecto deseado.

De lo que no hay duda es de que Unai ha colmado las expectativas deportivas que le llevaron a priorizar al Celta sobre cualquier otro pretendiente. El de Portugalete ha sido indiscutible desde que el balón echó a rodar el pasado 13 de agosto, ha mejorado su fútbol a medida que ha ido ganando confianza sobre el verde y se ha compenetrado fácilmente con Aidoo, su pareja de baile, con creciente complicidad con el paso de los encuentros. Frente al Betis, un rival pujante y aguzado, Unai completó su mejor encuentro como celeste hasta la fecha, pero se espera más de él. Con 25 años acumula 106 partidos de experiencia en Primera y su techo futbolístico se adivina lejano. El Celta espera disfrutarlo por largo tiempo. De momento lo tendrá dos años a préstamo antes de ejercer la cláusula de compra obligatoria pactada con el Athletic.

La visita del conjunto de Pellegrini a Balaídos dio, por primera vez en lo que va de curso, cierta oportunidad de lucimiento a Mingueza. Ariel Broggi lo sacó a la palestra debido a las molestias de Hugo Mallo, el único de los defensas titulares cuyo rendimiento se discute, y el catalán aportó seguridad cuando el Betis se desató en busca del empate.

Nada que ver con sus anteriores comparecencias, puramente testimoniales y marcadas por el infortunado penalti a Joselu en el último segundo del descuento en el duelo inaugural de LaLiga contra el Espanyol. La idea de Coudet de blindar el marcador con un tercer central se fue al traste en un suspiro. El técnico celeste le dio posteriormente 7 minutos frente al Cádiz con el partido ya resuelto, con lo que las oportunidades han sido demasiado escasas como para esperar que destacase. El lateral derecho parece su opción más plausible teniendo en cuenta que Mallo está lejos de ser el que era y, sin ser un especialista, Mingueza parece haber adelantado a Kevin en la rotación.

Lewandowski calibra la mejoría de la zaga celeste

A la defensa del Celta le espera toda una prueba de fuego este domingo en el Camp Nou. El conjunto vigués visita el campo del equipo más contundente de LaLiga, un Barça renovado y potenciado con numerosos fichajes de máximo nivel entre los que destaca el polaco Robert Lewandowski, máximo artillero del actual campeonato, con 9 tantos en 6 partidos que confirman su monstruosa pegada: más de 31 goles por curso en las seis temporadas anteriores con el Bayern de Múnich. Los celestes comparecen en el coliseo azulgrana tras dejar, con no pocos apuros y gracias a la salvadora actuación de Marchesín, su portería a cero frente a un Betis que disputó casi 75 minutos en inferioridad numérica. Para sobrevivir en el Camp Nou los celestes necesitan un partido defensivamente perfecto, algo que no han conseguido esta temporada cuando se han enfrentado a equipos grandes, como el Real Madrid o el Atlético, que los han goleado.

Compartir el artículo

stats