La paradoja de Beltrán y Tapia

La pareja de pivotes, recurso habitual de Coudet,está lejos de darle la estabilidad buscada | Con ellos en el campo el parcial del Celta es de 3-10 en contra | Con uno solo en el terreno el panorama cambia: 6-3 a favor

Tapia y Beltrán disputan un balón a Silva durante un partido de la pasada temporada.

Tapia y Beltrán disputan un balón a Silva durante un partido de la pasada temporada. / RICARDO GROBAS

Juan Carlos Álvarez

Juan Carlos Álvarez

El testarudo fútbol, que por algo es el deporte más difícil de gobernar que existe, tiende en ocasiones a volverse contra sus protagonistas. Las presuntas soluciones acaban por convertirse a veces en nuevos problemas y en otras sucede justo al contrario. Le está sucediendo al Celta con el doble pivote (que podría etiquetarse como conservador) que forman Fran Beltrán y Renato Tapia. Una de las herramientas más utilizadas por Coudet, nacida con la idea de dar más control y seguridad al equipo, está fracasando por ahora de manera sonora. Los números demuestran que al cuadro vigués le sienta mejor liberarse de uno de sus mediocentros para ganar más aire por delante. En lo que va de Liga el Celta lleva un tanteo general de 9 goles a favor y 13 en contra. Pues bien, con el doble pivote en el campo el parcial es de 3-10 mientras que si sobre el terreno de juego están únicamente Fran Beltrán o Renato Tapia –habitualmente suele ser el medio manchego– el tanteo es de 6-3 a su favor. Cierto es que hay una pequeña diferencia de minutos porque de los 630 minutos de Liga (sin contar los descuentos de cada choque), el equipo ha jugado 400 con el doble pivote y 230 sin él. Aún así es una evidencia que en lo que va de temporada –estamos a punto de superar una quinta parte de la Liga– el Celta se resiente con el doble pivote. Tanto en su faceta defensiva como en la ofensiva.

Celta-Espanyol (2-2). En el primer partido de Liga Coudet eligió a Fran Beltrán como único pivote. Cuando dio entrada a Tapia en el descanso ya ganaban los vigueses por 1-0. Con los medios en el campo pareció que el partido se inclinaba de su lado, pero acabaron por encajar un parcial de 1-2 que igualó el encuentro.

Celta-Real Madrid (1-4). Poca historia tuvo este partido desde este punto de vista. Beltrán y Tapia jugaron desde el inicio y se comieron el 1-4 final del partido. A falta de seis minutos Coudet retiró a Beltrán aunque el marcador ya no se movió en ese pequeño tramo de partido.

Girona-Celta (0-1). Setenta minutos volvieron a compartir los dos medios (hasta la lesión de Tapia que obligó a su sustitución). En ese tiempo los vigueses se pusieron por delante gracias al gol de Iago Aspas y el marcador ya no se movería hasta el pitido final.

Celta-Cádiz (3-0). El mejor día para dar vuelo a esta teoría. En el primer tiempo, con el doble pivote en el campo, el Celta no pudo superar la defensa del equipo gaditano y tras un tedio insoportable se llegó al descanso con el resultado inicial. Tras el relevo de Tapia, en el segundo tiempo el Celta pasó por encima de los andaluces y logró un parcial de 3-0.

Atlético-Celta (4-1). Una tarde negra para el Celta que en su apuesta por el doble pivote tampoco encontró el rendimiento esperado. Un 3-0 recibió con esa disposición táctica. Cuando volvió a un solo pivote (una vez más Beltrán se quedó en el campo) el Celta logró un parcial de 1-1. Es evidente que el comportamiento del rival ya no es el mismo, pero el dato está ahí.

Valencia-Celta (3-0). Otro mal día en la oficina para el Celta en general. En este caso el cambio en ladisposición no supuso ninguna variación. Los vigueses arrancaron con el doble pivote y se fueron 1-0 perdiendo antes de que Coudet dejase a Tapia solo en el medio. A partir de ahí encajaron otro 2-0.

Celta-Betis (1-0). El último partido nos ofrece otro argumento a favor de la idea de jugar con solo uno de los dos pivotes. Con este planteamiento el Celta se adelantó (1-0) y mantuvo la ventaja hasta el minuto 55. Con los dos en el campo el marcador no se movió aunque es verdad que el Celta sufrió de manera considerable para sostener el tanteo y no estuvo lejos de ver perder la diferencia.

Entre los jugadores más utilizados en lo que va de temporada

Que Fran Beltrán y Renato Tapia son esenciales en los planes de Eduardo Coudet es el hecho de que ambos están entre los ocho jugadores más utilizados en lo que va de temporada. Aún así el manchego marcha por delante del peruano en la clasificación de minutos jugados esta campaña. Beltrán acumula (siempre sin tener en cuentra los descuentos de los partidos) en estos momentos 590 minutos. Ha disputado cinco encuentros completos y solo ha sido sustituido en dos de ellos (uno en el minuto 83 y otro en el 57). Es el sexto futbolista más utilizado hasta el momento, solo superado en esta clasificación correspondiente a las siete jornadas por Marchesín, Aidoo, Unai Núñez, Javi Galán (los cuatro futbolistas que por ahora no se han perdido ni un solo minuto) y por Hugo Mallo que marcha con 603. El siguiente en esta tabla ya es Fran Beltrán, cada vez más importante. Tapia es el octavo futbolista que más presencia ha tenido en lo que llevamos de temporada. Lleva 435 minutos de juego aunque solo ha disputado un partido completo. Ha sido titular cinco veces y ha tenido participación de una manera u otra en todos los choques de la temporada.

Suscríbete para seguir leyendo