Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta cierra el fichaje de Paciencia

El equipo vigués llega a un acuerdo con el Eintracht de Frankfurt, con el que conquistó la Europa League, para el traspaso del atacante portugués de 28 años que suple, solo en parte, las carencias en esta línea

Gonçalo Paciencia celebra un gol con el Eintracht de Frankfurt. FDV

Iago Aspas ya no está tan solo. El Celta cerró ayer el fichaje del delantero portugués Gonçalo Paciencia que, aunque no de forma definitiva, ayuda a paliar la alarmante escasez de efectivos que tenía el equipo en esa línea de cara al arranque del campeonato. Con el portugués y Carles Pérez, a quienes se espera hoy mismo en Vigo, la situación mejora. Solo quedaría ponerle la guinda con una nueva incorporación aunque para que se produzca deben darse todavía otras circunstancias.

Gonçalo Paciencia llega al Celta procedente del Eintracht de Frankfurt, equipo al que llegó en verano del 2018 procedente del Oporto y con el que recientemente conquistó la Europa League. De hecho, Paciencia, aunque ha tenido escaso protagonismo en la última temporada en el conjunto alemán, iba a disputar dentro de una semana la Supercopa de Europa contra el Real Madrid, pero el acuerdo con el Celta ha cambiado sus planes inmediatos.

El atacante portugués, que ha sido dos veces internacional con su selección, ha anotado catorce goles en los sesenta y siete partidos que ha disputado en la Bundesliga durante las últimas cuatro temporadas. Además, añadió otros tres goles en los 21 partidos de la Europa League en los que ha participado. El delantero estaba en la rampa de salida del Eintracht y estudiaba diferentes alternativas de cara a la próxima temporada. Fue la insistencia de Luis Campos, paisano suyo, la que le hizo inclinarse por la propuesta del Celta. Gonçalo es natural de Oporto y es hijo de Domingos Paciencia, exjugador de los “dragoes” durante más de una década y que luego desarrolló una intensa carrera como entrenador en Portugal destacando por encima de todo su trabajo con el Sporting de Braga al que llevó a la Liga de Campeones, a un subcampeonato de la Europa League y a un subcampeonato de la Liga portuguesa.

Gonçalo Paciencia, futbolista de 1,84 metros, es la clase de delantero que puede cambiar el registro del Celta que habitualmente acostumbra a jugar con “nueves” de un perfil diferente al suyo. Delantero “grande”, buen cabeceador, pero con calidad para resolver acciones dentro del área y para alimentar también a sus compañeros de línea como demuestra con su apreciable número de asistencias para tratarse de un delantero centro.

Buenas condiciones

El portugués, pese a que aparecerá en Vigo solo una semana antes de comenzar la Liga, lo hará en buenas condiciones ya que hoy mismo arranca la Bundesliga con lo que su tono físico debe ser ideal para estas alturas del verano. Solo le quedará hacerse a la idea de Eduardo Coudet quien a estas horas debe respirar algo aliviado con las llegadas del portugués y de Carles Pérez, a quien también se espera en Vigo en las próximas horas.

La llegada de Paciencia no cierra por completo la plantilla del Celta que aún sigue pendiente de la llegada de otro delantero aunque eso ya dependerá de otras circunstancias como las salidas de Santi Mina o de Denis Suárez como apuntó el presidente, Carlos Mouriño, en la rueda de prensa que dio esta semana para tratar diferentes asuntos de actualidad del equipo vigués. La caída de Borja Mayoral, que ayer fue presentado como delantero para las próximas cinco temporada por el Getafe, obligó a poner más énfasis en otras opciones entre las que se encontraba Paciencia.

Compartir el artículo

stats