El Celta ha anunciado esta tarde la marcha del central Néstor Araujo al Club América de México. Aunque en el escueto comunicado oficial no se ofrecen más detalles, el precio del traspaso ronda los cinco millones de euros, con tres fijos y otros dos en variables de fácil cumplimiento.

El club, que en principio no contaba con recibir ofertas de interés por un jugador al que le quedaba un año de contrato, le ha agradecido su "profesionalidad, entrega y compromiso" desde su llegada a Vigo en la temporada 2018-2019. También le ha deseado "mucha suerte y éxito" en su nueva etapa.

A lo largo de estos años, el central disputó 136 partidos en los que ha anotado cuatro goles y se convirtió, sobre todo desde la llegada de Eduardo Coudet, en un fijo de la zaga celeste. Su protagonismo también le ha permitido asentarse en la selección mexicana. El jugador ha publicado un breve vídeo en sus redes sociales para saludar a su nueva afición.

No estaba en los planes del Celta que fuese el mercado mexicano su sustento económico, el que le facilitara buena parte del dinero que necesitaba para afrontar un verano movido como el que se espera. Las previsiones –que en el mundo del fútbol rara vez se cumplen– eran otras. Pero de repente el club se ha encontrado con que el viaje de vuelta de Araujo —ya oficial— y Orbelín —más complicado— a su país puede suponerle un mínimo de ocho millones de euros, una cifra muy respetable en este mercado encogido que estamos viendo hasta el momento.

Por el momento, esta venta de Araujo, se se materializan los cinco millones del traspaso, enjuagaría la contratación del joven sueco Williot Swedberg, una apuesta de futuro para el mediocampo del grupo de Coudet.