Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tiempo de finales para el Celta B

Los de Onésimo se juegan hoy en la última jornada en Logroño el pase al play-off de ascenso a Segunda A | Necesitan la victoria para no atender a otros campos

Los jugadores del Celta B saltan en una barrera durante un partido de esta temporada. // MARTA G.BREA

Tiempo de finales para el Celta B. Se acabaron los días en los que las derrotas y los tropiezos tenían solución o un nuevo partido que sirviese para remediarlo. Ya no. El equipo de Onésimo se juega esta tarde en Las Gaunas la clasificación para el play-off de ascenso a Segunda División A en el que le esperan otras dos eliminatorias (en el mejor de los casos) a cara de perro.

Pero todo empieza esta tarde ante una SD Logroñés que no se juega nada más que la honra en el envite. Todo lo contrario que el Celta B que escapa por completo de las matemáticas y solo piensa en sacar los tres puntos que evitan cualquier otro cálculo. Eso garantizaría el cuarto puesto que tienen ahora mismo en la tabla (ya no hay posibilidad de mejorar) y evitaría cualquier vistazo a los partidos de Majadahonda, Unionistas y UD Logroñés, los tres equipos que aún podrían alcanzarle en caso de que tropezase en Las Gaunas y que, como los vigueses, se enfrentan hoy a equipos que ya tienen la temporada resuelta.

El Celta B se enfrenta de todos modos a una situación delicada. No por la dificultad en sí del partido sino por la gestión de una situación límite. Ese es el principal escollo para el grupo de Onésimo que parecía tener hace unas semanas en el bolsillo la clasificación matemática para el play-off pero que vio cómo se le complicaba con el tropiezo en Balaídos hace una semana ante el Racing de Ferrol en un partido que debió solucionar en el primer tiempo, pero que no fue capaz de reconducir cuando se vio por debajo en el marcador. Eso le llevó a la situación actual en la que no puede cometer más errores. Ni hoy ni en los partidos que vendrán a continuación si es que todo sale bien.

Para la cita en Logroño el Celta B dispone de todos sus jugadores en buenas condiciones y además recupera a las dos piezas que en las últimas jornadas ha tenido Eduardo Coudet permanentemente con él en el primer equipo y que llevaban semanas sin pisar el filial. Gabri Veiga y Carlos Domínguez estarán a disposición de Onésimo para el partido de esta tarde y lo lógico es que ambos sean de la partida. Veiga, que ayer cumplió veinte años, sin ninguna duda. Con Carlos Domínguez podría haber alguna duda porque cuando ha estado con el primer equipo le ha costado luego la “readaptación” al filial y eso le ha llevado a hacer algunos partidos decepcionantes. Pero aún así lo normal es que esté en el once titular.

En Logroño se da una curiosa paradoja. La SD Logroñés, rival del Celta B, puede hacerle un favor al UD Logroñés que es uno delos implicados en la pelea y de los equipos que pueden quitarle su posicición de privilegio al equipo vigués. En la capital riojana no ha habido demasiado debate esta semana con esa posibilidad o con los condicionantes que entran en juego. Otra de esas historias de las que el Celta B trata de aislarse. Sus cuentas son sencillas. Ganar y empezar a pensar en la final que les esperará la semana siguiente.

Cuentas sencillas en las que incluso el Deportivo tiene algo que decir

El Celta B no ha perdido demasiado tiempo en hacer números porque sabe que depende de sí mismo. La victoria en Logroño le da el cuarto puesto. Los problemas empiezan en caso de que no sea capaz de conseguir los tres puntos. Si empata estará en el play-off (como cuarto o quinto) siempre que Rayo Majadahonda y UD Logroñés logran la victoria. Si madrileños y riojanos consiguen los tres puntos de nada servirá a los de Onésimo el empate. Si solo gana uno de ellos no hay problemas porque aunque Unionistas –que visita al Deportivo en Riazor– puede alcanzar a los vigueses también en 61 puntos, el goal average lo tienen ganado a los salmantinos y eso les evita cualquier susto. En caso de derrota la situación cambia por completo. En ese caso necesitan que entre Majadahonda, Logroñés y Unionistas solo uno de ellos consiga la victoria. Si lo hace Majadahonda o Unionistas y UD Logroñés empata tampoco le vale porque los riojanos son el único equipo de la zona alta que tiene ganada la diferencia de goles con los vigueses. Por eso ese empate es el que le penaliza. El resto de dobles o triples empates salva la cabeza a los vigueses.

Si gana: Se clasifica seguro como cuarto de su grupo.

Si empata: Le vale siempre que el Rayo Majadahonda y el UD Logroñés no ganen ambos.

Si pierde: Necesita que entre Rayo Majadahonda, el UD Logroñés y Unionistas solo uno de ellos consiga la victoria. Tampoco le serviría si ganan Majadahonda o Unionistas y el UD Logroñés empata.

Compartir el artículo

stats