Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta pretende vender a dos 'titularísimos' para financiar fichajes

El club encarga a Campos ventas para lograr el dinero necesario para invertir en las seis o siete incorporaciones que necesita

Javi Galán y Fran Beltrán, durante un partido de esta temporada. // EUROPA PRESS

Con la temporada pendiente solo de su último y casi intrascendente episodio la vida en el Celta se traslada a los despachos de Príncipe y al teléfono de Luis Campos donde el nuevo responsable de la dirección deportiva trata de armar su primer proyecto desde que uniese (de forma aún oficiosa) su camino al del club vigués. En un mercado incierto –que no está muy claro si será muy expansivo después de los dos veranos marcados por los recortes generados por la pandemia–, el Celta solo tiene clara una máxima de cara a los dos próximos meses: la necesidad de desprenderse de dos de sus titulares para conseguir los recursos necesarios para afrontar las seis o siete contrataciones que se prevén durante el verano.

Luis Campos preguntó en su momento con qué recursos contaba de cara a la próxima temporada y la respuesta que recibió fue que al margen del escaso líquido del que dispone el club ahora mismo sus opciones para moverse durante el verano dependían de lo que fuese capaz de generar con la venta de algunos de sus principales activos. Así se ha asumido en el club y así se le ha comunicado a Coudet que en la rueda de prensa del pasado sábado, previa al partido ante el Elche, ya deslizó que para reforzarse no habría más remedio que vender a alguno de sus futbolistas. En la actual plantilla nadie tiene la condición de intransferible y el Celta tiene claro que en verano va a vender a dos de sus futbolistas “titulares”. Ese es el plan que manejan en el arranque del mercado.

¿A qué jugador del Celta venderías para hacer caja?

  • 11
  • 132
  • 85
  • 416
  • 28
  • 30

En el escaparate el Celta pondrá a buena parte de los futbolistas que han tenido un papel más o menos protagonista esta temporada. Quedan excluidos aquellos que se considera que no tienen venta o que por su situación no tienen opciones de salir del Celta como son los casos de Hugo Mallo, Iago Aspas, Néstor Araújo o Santi Mina. Si excluimos de esta relación a los jugadores que disfrutan de menos protagonismo, las ventas saldrán del grupo de futbolistas que forman Joseph Aidoo, Javi Galán, Fran Beltrán, Renato Tapia y Brais Méndez. Podría incluirse también en la relación a Franco Cervi, por ser una de las piezas capitales de Coudet, pero en el club entienden que su rendimiento tampoco invita a pensar que vayan a llegar importantes ofertas por él. El resto de jugadores están en una buena edad y su rendimiento invita a pensar que pueden encontrar un comprador en el mercado. La situación ideal para el Celta –y que supondría desprenderse así de menos futbolistas importantes– sería cerrar una sola operación que le permitiese disponer de la cantidad de dinero necesaria para todo el verano, pero ahora mismo no ven esta opción como algo real. Consideran que sí podrían cumplir con su objetivo en el supuesto de cerrar un par de buenas ventas.

Con el dinero que el Celta genere de esas operaciones acudirá al mercado en busca de los refuerzos para la nueva temporada. Una cosa irá en función de la otra. Si vende por más millones dispondrá de una cantidad más importante para gastar. El problema es que el número de contrataciones – que se estiman ahora mismo entre seis y siete–, no variará porque las necesidades de la plantilla son evidentes. Eso significa que el precio medio de esos nuevos fichajes estará muy condicionado por la clase de venta que se haga. Para el Celta este verano casi va a ser más importante por su capacidad para atraer clientes como por su facilidad para negociar las nuevas compras.

Y luego queda pendiente el caso Denis Suárez a quien se buscará un destino también en verano después de que el presidente del club le señalase la puerta de salida. Podría darse el caso de que el de Salceda ayudase al Celta a conseguir la cifra a la que aspiran durante el verano. En ese caso puede que el club solo tuviese que vender a otro de sus “titulares”. Este es un escenario “buenista” porque el problema es que ahora mismo cuesta trabajo creer que el Celta pueda conseguir una cifra importante de Denis por lo erróneo de su planteamiento desde que estallase en verano el enfrentamiento con el club. Si realmente tenían intención de desprenderse del centrocampista no parece la mejor decisión airear ese deseo con tanta ligereza. Cualquiera que pretenda hacerse con sus servicios sabe de la necesidad del Celta para no verse en la tesitura de sentar en la grada a una de sus fichas más importantes lo que supondría una catástrofe en todos los sentidos. En ese escenario no parece probable que puedan llegar por él cuantiosas ofertas y eso obligará a desprenderse de otros jugadores para conseguir la cantidad de dinero deseada.

Y si no llegan esas ofertas y el Celta no cumple con los ingresos necesarios a Luis Campos le va a tocar sacar de la chistera más conejos de lo que imaginaba cuando pisó Vigo.

Compartir el artículo

stats