Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta aprueba el curso sin brillantez

Técnicos y exjugadores avalan la gestión de Coudet y consideran que el rendimiento responde a la calidad del plantel

Eduardo Coudet saluda a Brais Méndez a la conclusión del encuentro de Liga disputado el pasado domingo ante el Elche, último de la temporada en Balaídos. | // RICARDO GROBAS

A falta de concretar su posición final, que no bajará del undécimo puesto ni será superior al noveno, el Celta ha cumplido con creces el objetivo de garantizarse una confortable permanencia. Técnicos y exjugadores vinculados al equipo vigués califican la temporada celeste de “aseada” y avalan la gestión que Eduardo Coudet ha hecho de los recursos que tenía a su disposición, aunque consideran que al conjunto celeste le ha faltado “fondo de armario” para aspirar a metas más ambiciosas. El Celta ha sido un equipo “solvente” y “reconocible”, capaz de plantar cara cualquier adversario, pero también ha sido irregular y la falta de constancia le ha impedido dar el salto competitivo necesario para pelear con enemigos de mayores recursos económicos.

“Ha sido una temporada correcta, aunque sin brillo”, resume Moncho Carnero. “No empezamos bien y esto nos lastró un poco, pero yo siempre he dicho que, por presupuesto y plantilla, la posición el equipo debía estar entre los puestos octavo y duodécimo. Podemos llegar a ser novenos y no vamos a estar por debajo del undécimo, así que hay que dar por buena la campaña. No ha defraudado, pero tampoco nos ha sorprendido positivamente”, sostiene.

El extécnico y analista de A Radio Galega opina que Coudet ha manejado un plantel demasiado corto como para aspirar a grandes metas. “El problema es que hubo una plantilla muy corta y en momentos puntuales el entrenador no pudo tomar decisiones para cambiar la dinámica de algunos partidos. Eso nos pasó un poco de factura. Pero hemos mantenido cómodamente la categoría, sin pasar apuros, que es de lo que se trataba”, señala.

Carnero avala la gestión de Coudet al frente del equipo. “Alguna pega se le puede poner, pero el Chacho aprovechó y sacó un buen rendimiento de los jugadores que tenía. Lo que pasa es que veías hacia el banquillo y no había muchas soluciones, sobre todo cuando el rival se ponía en ventaja y cerraba al Celta los espacios interiores. No tenía los jugadores adecuados para cambiar la dinámica del partido”, insiste.

Luis César Sampedro respalda el trabajo de Coudet, que considera acorde, a la calidad y profundidad del plantel. “Se ha conseguido una cómoda permanencia, que es lo que se perseguía. Mirando los presupuestos de Primera División, más o menos se puede intuir dónde va a acabar cada equipo. Siempre hay un equipo revelación y un equipo decepción. Pero al final los ricos están arriba y los pobres están abajo. Es la ley del presupuesto. LaLiga siempre la ganan el Madrid o el Barça. Cada 10 años, cuando uno de estos equipos falla, la ganan el Atlético de Madrid o el Valencia”, explica.

El técnico arousano cree que el fútbol no ha sido justo con el juego que el Celta ha practicado esta temporada. “Hubo tramos de Liga en los que el Celta merecía más puntos de los que consiguió. Siempre tuvo un equipo muy competitivo, solvente y, por momentos, con muy buen nivel de juego. Muchas veces no recogió lo sembrado”, apunta Luis César. “Esa falta de puntería y esas desgracias en las áreas que tuvo en momentos puntuales de la Liga le impidieron afrontar mayores retos. Pero siempre ha sido un equipo identificable y solvente, capaz de ganarle a cualquiera”, precisa.

No percibe Luis César que el Celta haya sido tan irregular esta temporada. “Las rachas positivas y duraderas las hacen los grandes. No es fácil para un equipo como el Celta. Me quedo con que siempre ha sido un equipo reconocible y un rival duro. En mi opinión cosechó menos puntos de los que merecía”, destaca el preparador de Vilagarcía, que augura un prometedor futuro al cuadro celeste a poco que mejore su plantilla: “Más pronto que tarde el Celta va a volver a jugar en Europa. Lo tengo claro”.

Fernando Castro Santos, mientras, califica de “notable” la temporada del Celta. “Sinceramente no esperaba mucho mejor clasificación. Creo que ha sido una temporada acorde con la categoría futbolística del plantel, posición arriba, posición abajo. Si vemos los equipos que están por encima, es posible que Osasuna no tenga mejor plantilla que el Celta, pero también hay alguno por debajo, como el Valencia, que podía competir para estar por encima. El resto de los que ha quedado por encima me parece que son superiores y tiene objetivos y presupuestos más importantes y, para superarlos, tienes que hacer una temporada extraordinaria o que ellos no estén a su nivel”, expone el responsable del Celta en las temporadas 1995-96 y 1996-97. “Ha sido una notable temporada, acabada sin sobresaltos, aunque en algún momento puntual pudo ser mejor. Tuvo bache en el inicio de Liga y otro en marzo y abril, pero el nivel del equipo ha estado ajustado a su clasificación”.

Castro Santos considera que al actual Celta le faltan mimbres para competir por Europa. “Para pelear por puestos europeos tienes que tener un poco más de recambios para estar a cubierto de lesiones y dar descansos a algunos futbolistas. El Celta tiene 13 o 14 futbolistas que todos sabemos de memoria y después otros jugadores que pertenecen al plantel, pero no tienen la misma calidad”, argumenta.

El excéltico Roberto Lago, comentarista en la TVG, da un aprobado alto a la temporada del Celta. “Cuando uno cumple el objetivo con tres jornadas de antelación no puede decirse que la temporada sea mala. La cuestión es si el club quiere ir un paso más adelante o se conforma con librarse del descenso cada temporada”, observa. Lago respalda el trabajo de Coudet y coincide en que le ha faltado profundidad de plantilla para sacar mejores resultados. “La gestión de Coudet ha sido buena. Ha aprovechado bien los recursos que tenía, aunque le ha faltado fondo de armario para poder aspirar a objetivos más ambiciosos. Si quiere ser más ambicioso y luchar por Europa, el club debe dar ese paso y mejorar la calidad de la plantilla con más recambios de garantías”, establece Lago, que elogia el fútbol practicado: “El Celta no ha jugado mal. Ha mantenido una línea regular de juego incluso cuando no ha ganado y me parece que la gente se ha quedado con ganas de más. Ha faltado quizá continuidad en algunos momentos clave que parecía que el equipo podía despegar, pero falló frente a rivales de abajo como el Cádiz o el Levante y se frenó su trayectoria. Ahora habrá que acertar con los fichajes”.

Falta de regularidad

Menos condescendiente se muestra Roberto Trashorras, que esperaba más del Celta esta temporada, pese a reconocer las carencias que presenta el plantel. “Ha sido un equipo muy irregular. Ha encadenado partidos buenos con otros bastante malos. Esa irregularidad la ha pagado. No ha tenido constancia para sacar resultados en varios partidos seguidos y me deja la sensación de que tenía que haber luchado por estar más arriba porque en mi opinión tiene en su once titular uno de los mejores ataques de LaLiga”, dice el excéltico y analista de la Cadena Ser, que pide refuerzos para el próximo curso: “La plantilla se me queda corta. Necesita reforzarse más y mejor, sobre todo para que, cuando los jugadores que en principio son los titulares no estén a su nivel o no puedan participar, los que salgan se acerquen a su nivel y el rendimiento del equipo no se resienta tanto”.

Trashorras echa a faltar suplentes de distinto perfil a los titulares que permitiesen a Coudet disponer de un plan B. “Las claves de la temporada han sido la falta de regularidad para poder luchar algo más importante y que, en líneas generales, la gente que no ha tenido minutos se me ha quedado corta de nivel. Ha faltado fondo de armario y da la sensación de que el Celta es un equipo que en muchos tramos de la temporada le han faltado jugadores con un perfil diferente para armar un plan B cuando se te complica un partido”, concluye.

Compartir el artículo

stats