Baila el partido del Celta por el calendario. En dos días ha ido saltando por el fin de semana sin que los aficionados del equipo vigués sepan si alguien les quiere tomar el pelo o es que al mando de la patronal del fútbol español hay una colección de incapaces.

El Celta-Elche fue uno de los partidos que la Liga sacó del horario unificado del domingo. Después de que los ilicitanos consiguiesen la salvación matemática era uno de los partidos que podría encontrar cobijo en otra banda horaria y el miércoles por la noche anunciaron que el choque se jugaría hoy sábado a las 21:00 horas. En esas estábamos cuando de repente la Liga anunció ayer por la mañana un nuevo cambio de horario en el partido de los vigueses. El Celta-Elche regresaba al horario unificado con el grueso de la jornada. En este caso las 19:30 horas ya que debido al calor que se espera en alguno de los estadios de Primera División la Liga decidió retrasar una hora el comienzo de los encuentros.

El desconcierto ayer fue extraordinario y los dos clubes implicados, Celta y Elche, aclararon que ninguno había solicitado cambio alguno y que se habían enterado de repente junto al resto de los aficionados. Incluso, en medio del choteo general, se llegó a especular que no se quisiesen hacer coincidir ningún partido con el festival de Eurovisión. Fue la Liga la que trató de poner un poco de orden y de alguna manera reconocer que se habían equivocado de forma importante. Resulta que aunque el Elche ya está salvado, sí puede influir en el destino de los equipos que pueden descender a Segunda División. Con 39 puntos (seis sobre el Mallorca, antepenúltimo), los ilicitanos podrían entrar en algunas combinaciones matemáticas en caso de que varios equipos coincidan al final de Liga con esos 39 puntos. En caso de que se produzca un cuádruple empate con el Granada, Mallorca y Cádiz, el equipo que descendería sería el Mallorca. Pero si el empate fuese triple (sin el Elche porque los ilicitanos hubiesen conseguido un punto en estos dos partidos que restan) el que se iría a Segunda sería el Cádiz. Es decir, que la incidencia es muy improbable, pero existe una opción matemática de que el Elche afecte al descenso y en esa tesitura la Liga ha tomado la decisión de llevar el duelo entre vigueses e ilicitanos al domingo con el resto de partidos en los que hay algo en juego.

Sorprende, aún así, que sus programas informáticos no hubiesen alertado antes de esta posibilidad y evitar este salto permanente que tiene a los aficionados cambiando de planes de forma continua.