Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Celta parecido al del pasado curso

El equipo vigués, pese a las malas sensaciones de los últimos partidos, presenta registros similares a los de hace un año a estas alturas de competición - Los celestes contabilizan apenas un gol y un punto menos

Franco Cervi marca a Rafinha Alcántara, de la Real Sociedad, durante la última visita del Celta al Reale Arena . | // LOF

El Celta retoma este miércoles el pulso a la competición con la necesidad de recuperarse de la pobre imagen ofrecida en la Copa del Rey frente al modesto Atlético Baleares y la derrota liguera encajada sin apenas un disparo a portería frente a la Real Sociedad. La eliminación copera contra un oponente que milita dos categorías por debajo y la escasa producción futbolística que el conjunto celeste fue capaz de ofrecer en el Reale Arena han arrojado dudas sobre la reacción esbozada con las victorias consecutivas enlazadas ante el Espanyol y el Betis que dibujaban un prometedor panorama para los de Eduardo Coudet de cara a la segunda vuelta del campeonato. Los celestes se proponen disiparlas antes del parón del último fin de semana del mes con dos partidos claves, este miércoles en Balaídos contra Osasuna y el sábado frente al Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán.

Pese al doble palo sufrido en Palma y Donostia y a las críticas recibidas por la falta de seriedad con que el equipo afrontó la Copa, la situación del Celta no difiere gran cosas de la que vivía el equipo el pasado curso a estas alturas de competición. Eliminado de la Copa con una humillante goleada a manos del Ibiza, el equipo vigués afrontaba en crisis la cuesta de enero debido a la lesión de Iago Aspas, que se había lesionado en Valdebebas y estuvo fuera de juego durante tres partidos (cuatro contando el del Real Madrid) en los que el Celta apenas si fue capaz de un empate en Balaídos frente al Eibar.

El grupo de Coudet llega al segundo partido de la segunda vuelta en una situación muy parecida a la del pasado curso. El Celta marchaba entonces undécimo, con 24 puntos, con 6 de distancia sobre los puestos de descenso y una desventaja de 7 con relación a la zona europea. Actualmente, el conjunto celeste contabiliza 23 puntos, uno menos que hace un año, y marcha decimocuarto (tres puestos más abajo) en la tabla, aunque la distancia con el descenso y Europa es de 5 puntos con respecto a la zona roja y de 9 con respecto a los puestos de privilegio.

También el número de goles es similar. Los celestes contabilizaban 24, solo uno más que actualmente, y habían recibido 31, 7 más de los 24 que ahora mismo figuran en su casillero. Y cabe recordar que el arranque liguero del Chacho fue calcado al de Óscar García (7 puntos en los nueve primeros partidos).

También en el reparto del gol se parece este Celta al del pasado curso. El escalafón lo lideraba Aspas, con 9, seguido de Nolito y Brais con 4 cada uno, Mina 2, Beltrán otros 2 y Carreira, Baeza y Mallo sumaban 1; actualmente Aspas contabiliza 10, Mina 6, Denis y Brais 2 y Nolito y Cervi 1. Menos goleadores, pero casi el mismo número de goles.

La mayor diferencia entre el Celta 20-21 y 21-22 ha estado en el rendimiento que el equipo ha ofrecido como local. El pasado curso el Celta se hizo fuerte en Balaídos y complementó sus resultados como visitante; este curso los celestes apenas han sido capaces de ganar un par de partidos en casa, pero han compensando el problema con buenas prestaciones lejos de su estadio.

Cabe recordar que, tras un arreón inicial de cuatro victorias consecutivas (Granada, Athletic, Cádiz y Alavés) que desterró la posibilidad de otra temporada peleando por la supervivencia, el Celta acabó la última Liga cerca de los puestos europeos gracias a un formidable tramo final de campeonato en el que igualó su mejor racha histórica de victorias en Primera División (5), con los triunfos encadenados frente a Osasuna, Levante, Villarreal, Getafe y Barcelona).

Por lo que respecta a fichajes invernales, el Celta ha incorporado este año a Orbelín Pineda y podría concretar alguna otra llegada, si vende a Okay; el año pasado no había, a día 17 de enero, concretado ningún fichaje, aunque Augusto Solari y Facundo Ferreyra llegaron antes del cierre del mercado.

Osasuna no gana en Balaídos desde la temporada 2006-07

Balaídos ha sido un campo tradicionalmente esquivo para Osasuna, que tan solo ha sido capaz de lograr tres victorias en 35 enfrentamientos en terreno celeste a lo largo de su historia. El último de estos triunfos se produjo hace 16 años, en la temporada 2006-07, por 0-2. Juanfran y Valdo anotaron los goles de los rojillos. Desde entonces, ambos equipos se han visto las caras en cinco ocasiones con un saldo favorable para los celestes de tres victorias y dos empates. El último triunfo celeste se produjo el pasado curso, de la mano de Eduardo Coudet, por 2-1. Iago Aspas, en los compases finales del primer tiempo, y Jeison Murillo, pasada la hora de juego, firmaron los tantos celestes, que no vieron peligrar el triunfo con el tanto anotado por Roberto Torres a 13 minutos del final. La anterior campaña, en la Noche de Reyes, el choque frente a los rojillos concluyó en empate (1-1). Mina adelantó al Celta en el minuto 77 y Chimy Ávila puso las tablas solo cinco minutos después. Del curso 2016-17, con Eduardo Berizzo al mando, data la mayor victoria de estos últimos tiempos frente a Osasuna (3-0). La firma de tan cómodo triunfo la pusieron Pione Sisto, Jozabed Sánchez y Iago Aspas. En la temporada 2013-14, fue Osasuna el que anotó los dos goles de un partido que concluyó con empate a un gol. Armenteros adelantó en esta ocasión a los pamploneses, que vieron como se esfumaba su triunfo con un autogol de Lolo. En la campaña precedente, con el Celta de regreso a Primera, el equipo vigués firmó su primera victoria del curso ante Osasuna (2-0), con tantos de Iago Aspas y Mario Bermejo.

Compartir el artículo

stats