Orbelín Pineda, flamante fichaje invernal del Celta, ya habla como jugador del equipo vigués. En una breve entrevista difunda por el club, el futbolista mexicano se muestra “emocionado” de poder defender la camiseta celeste en lo que será su primera experiencia lejos de su país. “La verdad es que estoy orgulloso y emocionado y una bonita ciudad laboral. Será difícil porque en mi país la familia estábamos cerquita y ahora nos toca otro paso diferente, otra cultura lejos de allí”, comentó Pineda.

El internacional absoluto reconoció que en los últimos meses ha mantenido conversaciones con su compatriota Néstor Araújo, sobre todo durante las concentraciones de su selección nacional, para conocer más de cerca todo lo que rodea al club y a la ciudad. “Desde el principio hablé con él. Me ha dicho que el equipo está muy bien, que hay mucho compañerismo, un cuerpo técnico abierto y una ciudad deportiva nueva”, explicó.

El mexicano apuntó que su máxima prioridad a corto plazo es ponerse en forma para poder ayudar a sus nuevos compañeros. Hay que recordar que Orbelín disputó su último partido con Cruz Azul el pasado 21 de noviembre y posteriormente disfrutó de alrededor de tres semanas de vacaciones antes de retomar brevemente los entrenamientos con su antiguo club y viajar hacia Vigo la pasada semana. “Quiero tratar de adaptarme lo más rápido con los compañeros, con la ciudad, con la cultura y esperamos dar un buen espectáculo para toda la gente”, señaló. El nuevo jugador celeste lucirá el dorsal 18 en la camiseta, un número que se encontraba libre desde el pasado verano.