Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coudet sufre su particular ‘vía crucis’

El ‘Chacho’ vive su peor momento desde que firmó por el Celta agudizado por las últimas derrotas, la gestión de minutos de los canteranos y las excusas tras caer en Copa del Rey - Mantiene la total confianza del club

Eduardo Coudet, pensativo, durante el partido ante la Real Sociedad disputado este sábado en el Reale Arena. // LOF

No está siendo un arranque de año sencillo para Eduardo Coudet, que ha visto como en apenas cuatro días se le desmoronaba buena parte de la temporada. Las derrotas del pasado miércoles ante el Atlético Baleares en Copa del Rey y de este sábado contra la Real Sociedad han provocado el desánimo en buena parte de la afición celeste, que se las prometía muy felices tras el gran final de año y la prometedora victoria el día 2 de enero frente al Betis en el Benito Villamarín. Todo cambió en cuestión de días y el Celta, sin apenas poder pestañear, quedó eliminado de Copa ante un rival de Primera RFEF y firmó uno de sus peores partidos de la temporada en LaLiga y que le aleja a nueve puntos de los puestos europeos. Esta pequeña pero nefasta racha tiene como protagonista negativo al entrenador argentino, señalado por un sector de la hinchada cuando hasta el momento era una persona intocable para la grada de Balaídos. Vive el Chacho su particular ‘vía crucis’ en el Celta, al que no ha llegado solo por los malos resultados deportivos.

Mala imagen

Suma el conjunto vigués diez derrotas en la presente temporada, aunque ninguna como las dos cosechadas en los últimos días. Se ilusionaron en el club cuando el sorteo de Copa le emparejó con el Atlético Baleares en dieciseisavos de final. Tenían la lección aprendida tras lo sucedido hace un año en Ibiza y soñaban con hacer un gran papel en el torneo del KO. Movió excesivas piezas Coudet contra el equipo balear, que fue superior al cuadro celeste durante los noventa minutos y accedió a los octavos de final en lo que supuso la gran decepción de la temporada. No mejoró la imagen del equipo el sábado en San Sebastián, donde cayó por un gol a cero tras completar el encuentro sin disparar una sola vez a portería. Ambas actuaciones duelen todavía más después de las contundentes victorias previas ante Espanyol y Betis.

Excusas

Casi al mismo nivel que las dos derrotas han escocido las excusas puestas por el argentino tras ambos encuentros. Su discurso después de caer en Mallorca ante el Atlético Baleares comenzó con un “no hay excusas” para acto seguido escudarse en el poco fondo de armario de su plantilla, lo apretado del calendario y los recientes casos de COVID en el equipo para justificar la derrota. “No es excusa, pero varios jugadores sintieron la falta de ritmo por el problema del que vienen. No es excusa, pero teníamos que utilizar a Thiago porque los delanteros ya venían con muchísimo rodaje y otros jugadores vienen de salir de una problemática. No llegamos de la manera ideal a un partido y pensando en otro a dos días y medio, pero no hay mucha excusa que poner”, fueron tres de las frases que utilizó el Chacho en sala de prensa. El sábado, tras perder ante la Real Sociedad, el argentino volvió a incidir en lo mismo. “La realidad es que no nos sobra nada. Estamos muy justos. Cuando tenemos dificultades nos cuesta. En estos últimos dos partidos hemos tenido que utilizar gente que no estaba al cien por cien, pero no tenemos más. Nos tenemos que adaptar”, argumentó.

Gestión de la plantilla

El “no tenemos más” empleado por Coudet el sábado para justificar en parte los pocos cambios realizados contra la Real Sociedad sentaron mal a una afición que lleva semanas reclamándole mayor protagonismo para los canteranos. Ante el equipo vasco se quedaron sin jugar Fontán, Gabri Veiga o Carlos Domínguez, mientras que otros nombres como Miguel Rodríguez, Íker Losada o Lautaro hace tiempo que no se ejercitan con el primer equipo. Pero no solo los canteranos reclaman una oportunidad. El sábado permanecieron en el banquillo futbolistas como Kevin, Murillo, u Okay, mientras que Galhardo solo disputó diez minutos. Además, en la comparecencia del viernes dejó claro que no le entusiasma el fichaje de Orbelín Pineda, de quien considera que necesita varias semanas de pretemporada para ponerse a punto. La gestión de la plantilla es uno de sus mayores debes y se ha agudizado esta semana.

Con todo, en el club están tranquilos con el argentino, al que consideran una pieza esencial en el futuro a corto y medio plazo de la entidad. Creen en A Sede que el nivel ofrecido la pasada campaña se puede replicar de manera sencilla y por ello mantienen intacta su confianza en Coudet, al que le firmaron un contrato largo el pasado verano para que sea, como mínimo, el entrenador del centenario.

Un mercado de fichajes paralizado tras la eliminación ante el Atlético Baleares

Eduardo Coudet le pidió al Celta un esfuerzo en el mercado de enero para reforzar el equipo, sobre todo en la punta de ataque, donde apenas cuenta con tres efectivos para dos posiciones. El temor a una lesión de alguno de sus delanteros llevó al técnico argentino a reclamar una incorporación. Sin embargo, con el límite salarial totalmente cubierto, la posibilidad de añadir algún jugador pasa irremediablemente porque salgan antes otros, algo que de momento solo ha ocurrido con Miguel Baeza, cedido a la Ponferradina. La eliminación de Copa no ayuda a que el club haga un esfuerzo económico por incoporar una pieza para la segunda vuelta, que entiende además que llegaría para ser suplente de Iago Aspas y Santi Mina. El Chacho ya se mostró pesimista sobre esta posibilidad el pasado viernes. “En un par de posiciones estamos más necesitados, pero hoy no está a nuestro alcance”, se limitó a explicar Coudet, que cuenta desde ese mismo día con el volante mexicano Orbelín Pineda. Sobre el internacional azteca, llamado a ser uno de los futbolistas importantes de la plantilla el próximo lustro, el míster quiso ser comedido sobre su incorporación a las alineaciones. “Es evidente que tiene que hacer una preparación para estar a la par de los compañeros. No sé cuánto nos va a llevar, pero normalmente es como hacer una pretemporada”, apuntó. Así pues, el escenario más realista para los últimos cuatro meses de la temporada es el de que el Chacho disponga de los mismos efectivos que hasta ahora, más allá del mencionado cambio de Orbelín Pineda por Baeza.

Compartir el artículo

stats