Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Renato Tapia Jugador del RC Celta

“Creo que estoy en deuda con el Celta”

“Por mi cabeza solo pasa contribuir al club, ya sea con una venta para ayudarle económicamente o renovando para seguir aquí muchos años”

Renato Tapia controla un balón durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Afouteza. RC Celta

Tremendamente humilde, Renato Tapia se muestra agradecido al Celta por haberle dado la oportunidad de jugar en una de las mejores ligas del mundo, donde el peruano se ha hecho un nombre entre todas las estrellas que juegan domingo tras domingo en la competición. Por su cabeza solo pasa ayudar al club de la manera que mejor consideren en A Sede, incluso sin descartar un futuro traspaso a otro club. Eso sí, tiene claro que para dejar Vigo debe haber un proyecto deportivo detrás que le seduzca lo suficiente como para abandonar la felicidad que siente en la ciudad. Adaptado plenamente al día a día con sus compañeros, Tapia reconoce que el alto número de partidos disputados durante todo el 2021 le ha perjudicado en los últimos meses, y no esconde que pasar por el banquillo en algunos encuentros de esta temporada le ha servido para trabajar más y aprender la otra cara del fútbol.

Renato Tapia acaba el año prácticamente exhausto. También lo hace feliz en el que para él ha sido el mejor curso de su carrera deportiva. En los últimos doce meses lo ha jugado prácticamente todo con el Celta, club que le ha puesto en el radar de los grandes equipos del fútbol europeo tras varios años de ostracismo en Holanda. Indispensable para Coudet, el peruano también ha llevado a su selección a las semifinales de la Copa América el pasado verano, una ronda que no está acostumbrado a pisar muy a menudo el combinado andino. Además, en las últimas ventanas internacionales han ganado muchas opciones de disputar el Mundial de Catar, lo que sería su segunda presencia consecutiva. Sin embargo, también hay algunas manchas en este 2021. Tapia ha visto como algunas lesiones le cortaban su participación con el Celta e incluso ha tenido que pasar por el banquillo ante el buen hacer de sus compañeros. Además, su lenta y ya improbable nacionalización es algo que le está lastrando, aunque no pierde la esperanza. Por último, el peruano también es consciente de su posible salida en algún momento del club y no oculta sus deseos al respecto.

– Llega el parón de Navidad. ¿Puede ser perjudicial para el equipo ahora que había vuelto a la buena senda?

– Creo que lo que nos va a dar es un respiro para poder analizar todo lo que hemos hecho este año, tanto lo bueno como lo malo. Por suerte conseguimos cerrarlo de la mejor manera, sumando una victoria en casa ante el Espanyol y pasando a la siguiente ronda de Copa del Rey, así que nos deja ese buen sabor que ahora queremos alargar a partir de la próxima semana ante el Betis. A nivel físico también nos viene bien parar estas dos semanas para coger energías porque el mes de enero es muy intenso, con muchos partidos importantes en juego y que afrontamos con la máxima ilusión.

– No está siendo una temporada sencilla, al menos por los resultados que han obtenido el Celta en estos primeros meses.

– La verdad es que sí, que está siendo algo más difícil de lo esperado porque cosechamos malos resultados que la temporada pasada, cuando llegó el míster, no tuvimos. Sabíamos que si dábamos todo sobre el terreno de juego, por nuestro estilo, íbamos a tener bastantes ocasiones para anotar, pero no se nos está abriendo la portería. No ha sido un año muy fructífero porque las ocasiones sí que se han creado. El equipo, además, ha tenido una gran actitud siempre, por eso es que nos queda un sinsabor de no tener los puntos que querríamos.

– ¿Pagaron al inicio de campaña la dura pretemporada que hicieron a nivel físico?

– También influye, claro. Además algunos jugadores, como es mi caso o el de Néstor Araújo, apenas tuvimos descanso y nos incorporamos al equipo poco después de terminar nuestra participación con la selección. Éramos conscientes de que iba a ser un año duro en lo físico, porque somos un equipo que se entrega al máximo en cada partido. Por ahí, una serie de lesiones impidieron que pudiese haber más cambios disponibles y tener a gente muy importante en el equipo. Se juntaron muchos aspectos en nuestra contra y, aunque no puede ser una excusa para nosotros, en un grupo tan corto como el nuestro es algo que se nota mucho. Ahora creo que estamos a punto físicamente y también se está notando en los últimos resultados.

“En Balaídos jugó en nuestra contra el haber tenido malos resultados anteriormente”

decoration

– ¿Qué les ocurre en Abanca Balaídos para sumar tan pocos puntos? 

– En algunos partidos jugó en nuestra contra el hecho de haber tenido resultados negativos anteriormente, porque nos generó esa ansiedad de intentar ganar para dar una alegría a nuestros aficionados e hizo que en muchas ocasiones nos precipitásemos y no fuésemos nosotros mismos. El hecho de ver las gradas llenas, con la gente apoyándonos desde el minuto 1 y no poder retribuirles nos comía mucho la cabeza dentro del vestuario. Teníamos esa presión de ganar por ellos y creo que esa sensación ya se nos fue en el último partido ante el Espanyol. Sabíamos que teníamos que ganar pero siendo fieles a nosotros mismos, manteniendo la portería a cero y a partir de ahí empezar a construir. Fuimos afortunados al anotar el primer gol tan rápido y luego tuvimos inteligencia para llevarlo de la mejor manera para nuestros intereses.

– ¿Le viene bien a usted el descanso tras un año con tantos partidos entre club y selección?

– A lo mejor sí, porque además el año pasado no lo tuvimos al haber partidos en Navidad. Creo que sobre todo va a ayudar a esos futbolistas que han tenido partidos con su selección en verano y ahora en estas últimas ventanas. En mi caso, por ejemplo, apenas tuve vacaciones y esta pausa me viene muy bien. No solo a nivel físico, también mental. Es un tiempo para pensar en las cosas que se hicieron bien y en otras que salieron algo peor para poder trabajar sobre eso y mejorar de cara al futuro.

– Llama mucho la atención que en su caso, que es un jugador muy importante para Coudet, desde mayo sume casi los mismos minutos con la selección que con el Celta. ¿Cómo lo explica? 

– Bueno, creo que la razón fundamental es que fue un año muy atípico, con Copa América en verano y con muchos encuentros clasificatorios tras algún aplazamiento por la pandemia. No le doy mucha importancia, la verdad. Sucedió así, aunque es cierto que en un mes haya más partidos de selección que de LaLiga es bastante extraño. Algo creo que me pudo afectar en el rendimiento, pero el último mes, que pude descansar de la selección al no haber más compromisos, me fue muy bien. Siento sobre todo que lo noté personalmente, volviendo poco a poco a ser el jugador que fui la temporada pasada.

– ¿Cómo se encuentra de esos problemas físicos que le apartaron en algunos partidos?

– Ahora estoy muy bien. Llegué de la mejor manera tras el último parón internacional y al estar suspendido entraron otros compañeros en la alineación. En algunos encuentros tuvo Fran Beltrán la oportunidad, que lo está haciendo muy bien, e inició junto a Denis y yo me quedé algo a la expectativa, pero físicamente ya me encuentro en muy buena forma.

– Este año ha pasado por el banquillo en algún partido. ¿Cómo se lo ha tomado?

– Muy tranquilo. Yo sé la calidad que tienen mis compañeros, todo lo que dan en los entrenamientos durante la semana para poder jugar. Sabía que tenía que trabajar un poco más para recuperar el puesto en el once titular, pero lo afronté con total normalidad. Además, creo que me valió para ver y conocer cómo se manejan en el Celta este tipo de situaciones. Al final me lo tomo como un aprendizaje en el que me tocó ayudar desde otro lado.

“Tuve alguna conversación con Coudet para saber qué era lo que necesitaba de mí”

decoration

– ¿Le explicó Coudet los motivos? 

– En absoluto. Soy de los que cree que no hay que pedir explicaciones en ningún caso. Cuando un futbolista juega no va al entrenador y le pregunta los motivos por los que juega, e ir a cuestionarle cuando no lo hago creo que hubiese estado mal por mi parte. Sí tuve alguna conversación con él para saber qué era lo que necesitaba de mí o lo que veía que a lo mejor tenía que ofrecer de otra manera a como lo estaba haciendo. Por suerte se pudo dar de otra forma y he jugado en el tramo final del año. Eso sí, ante todo soy un jugador de equipo y no me molesto si algunos partidos no salgo de titular porque sé que otros compañeros están dando lo mejor de sí para que el equipo gane. Así lo veo yo.

– ¿Nota que hay más competencia interna esta temporada?

– Seguro que sí. Lo bueno que tenemos en el Celta es que la mayor parte de los jugadores ya estábamos la temporada pasada y eso nos permite tener muy asimilada la idea del entrenador. Es algo que facilita las cosas y hace que suba el nivel porque sabemos qué es lo que nos va a pedir en cada momento. Por esa parte es lógico pensar que el nivel individual de cada uno ha subido y es algo que va en beneficio del grupo.

– En los últimos dos partidos se ha visto a un Tapia que recordó mucho al de la pasada campaña. ¿Está a su mejor nivel?

– No sé si a mi mejor nivel, porque uno siempre quiere mejorar y aspira a hacerlo cada partido un poquito mejor. Pienso que ahora se está viendo a un Renato Tapia mucho más parecido al de la temporada pasada. Soy consciente de que todos los partidos que tuve, sobre todo a partir de verano, me pasaron factura. Por suerte este último mes en Vigo, sin viajes, pudiendo entrenar de la mejor manera, con mucha calidad en cada sesión, me ha permitido mejorar y volver al nivel que yo quiero ofrecer. Mucha gente sabe lo que puedo dar y creo que lo han visto en estos últimos partidos. Espero poder contribuir de la mejor manera a lo que el grupo necesita en cada choque.

– Quizás tenga la espinita de no haber marcado su primer gol con el Celta.

– Sí, sí, sí. Es algo que tengo pendiente con el Celta y con los aficionados, porque tuve la oportunidad de hacerlo con la selección en varias ocasiones. Espero que pronto pueda celebrar uno en Vigo, aunque no soy un centrocampista que llegue mucho al área rival, quizás en una pelota parada tenga la oportunidad dentro de poco.

“Le damos mucha importancia a la Copa y no especularemos aunque el rival sea de inferior categoría”

decoration

– Esta temporada el equipo muestra mucha ambición por la Copa y Enero es un mes clave en este torneo. ¿Motiva especialmente a la plantilla?

– Por supuesto, pero no solo la Copa, nos motivan todos los partidos que tenemos por delante. Si es cierto que la Copa te ofrece la posibilidad de ganar un título y quizás por ahí la ilusión sea algo mayor. El año anterior teníamos muchas ganas y nos hizo mucho daño la derrota en Ibiza, de la que también aprendimos. En esta ocasión le damos la máxima importancia y no podemos ir a especular aunque delante tengamos a un rival de inferior categoría.

– El tema de su nacionalización se ha parado a lo largo de este último año. ¿Le frustra no haberla conseguido?

– Sí, sin duda que es un fastidio. Sigue en proceso todo el mecanismo pero la realidad es que se ha parado mucho desde el inicio de la pandemia y ahora no sé muy bien qué puede pasar. Yo sigo pensando que la conseguiré, pero es frustrante no tenerla porque yo sé todo lo que hice, los exámenes que tuve que afrontar después de tantos años en Holanda... Es difícil de entender pero es la realidad que me toca. Son cosas que a veces suceden y que ahora mismo no están en mi mano porque yo he hecho todo lo posible para conseguir el pasaporte.

“Si no consigo la nacionalidad en Holanda voy a hacerlo en España o en otro lugar”

decoration

– ¿Cree que le puede perjudicar ser extracomunitario?

– No sé si tanto como eso, pero soy consciente de que es un aspecto muy importante para cualquier futbolista que juega en Europa. Hay algo que tengo muy claro y es que si no consigo la nacionalidad en Holanda voy a hacerlo en España o en otro lugar porque sé que es algo que me va a ayudar mucho en el futuro. Tanto a mí como al club, que podría destinar esa plaza a otro jugador extranjero que no tenga opción a conseguir el pasaporte en un país europeo.

– ¿Le ha dicho algo el club sobre la plaza de extracomunitario que viene a ocupar Orbelín Pineda en enero? 

– Si te soy sincero, no sé nada. No hemos hablado sobre ese tema e incluso para mí es una primicia lo del fichaje. Ahora mismo no puedo decir nada más pero esperemos que llegado el momento se solucione de la mejor manera para todos nosotros y para el club, que está trabajando muy bien en el mercado para intentar hacer más fuerte al grupo que tenemos formado en la actualidad.

–¿Teme que el Celta le ponga en el mercado lo largo del próximo año al ser uno de los jugadores con más caché?

– Veremos qué pasa. La única realidad es que en Vigo soy muy feliz, que mi familia está muy contenta aquí y por ahora el club no me ha dicho nada sobre la posibilidad de que salga traspasado en los próximos mercados. Ahora mismo estoy centrado en el trabajo diario y en ayudar al Celta en todo lo que esté en mi mano, tanto en LaLiga como en la Copa del Rey. No nos hemos planteado ninguna otra opción futura.

– En un hipotético caso de que llegasen varios equipos a por usted, ¿se iría a una liga de menor nivel si la oferta económica es muy buena para usted y para el club o prima por encima de todo el nivel deportivo aunque eso suponga renunciar a un sueldo mayor? 

– El dinero jamás fue una prioridad para mí y es algo que he demostrado a lo largo de mi carrera por las decisiones que tomé antes de venir a Vigo. Eso ahora no va a cambiar y para que yo saliese del Celta tendría que ser por un tema puramente deportivo. Solo me iría, si el club también lo quiere, por un proyecto que me atrajese y nunca por ganar más dinero. Por mi cabeza no pasa ahora mismo la posibilidad de irme a una liga pequeña que me pague más salario que aquí. Eso lo descarto.

– Si de usted dependiera, ¿renovaría ahora mismo con el Celta?

– ¿Por qué no? Si ellos -los dirigentes- es lo que desean yo estaría encantado de sentarme con ellos a negociar cualquier opción. Creo que estoy en deuda con el Celta por todo lo que hicieron por mí, por la apuesta que realizaron hace año y medio. En mi cabeza solo pasa contribuir al club, ya sea con una venta para ayudar económicamente o renovando para seguir aquí muchos años. Para mí es un sueño poder ayudar al club porque me han dado la oportunidad de poder jugar en una liga importante. Si es que me quedo, poder estar muchos años, y si me tengo que ir que sea dejándoles lo máximo que pueda.

– ¿Qué objetivos se pone para el 2022? 

– Lo principal para mí sería cumplir todo el año con el Celta. A nivel deportivo llegar lo más lejos posible en la Copa del Re y en LaLiga escalar posiciones poco a poco para terminar lo más arriba posible en la tabla. 

Compartir el artículo

stats