Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La encrucijada del Celta con Nolito

Es el único jugador que acaba contrato en junio y a partir de enero puede negociar con otros equipos - La llegada de Orbelín aumenta la competencia y dificulta su renovación - Su prioridad es continuar en Vigo

Nolito celebra su único gol esta temporada anotado ante el FC Barcelona en Abanca Balaídos. REUTERS

Nolito vive feliz su segunda etapa en Vigo. El gaditano recaló por segunda vez en el club hace año y medio con el objetivo de lograr una salvación que por aquel entonces no estaba asegurada. De conseguirla, tenía asegurado una temporada más y otra opcional, que es la que está disputando en la actualidad. El jugador de 35 años finaliza su contrato con el Celta el próximo mes de junio y de momentos las conversaciones para abordar su futuro están en punto muerto. Independientemente de la decisión que tome el club, el futbolista será libre de negociar su futuro con otros equipos a partir del 1 de enero.

De todos los futbolistas del primer equipo con contrato en vigor, el de Nolito es el único que concluye dentro de medio año. En A Sede todavía no han tomado una decisión firme sobre qué pasará con el jugador, aunque ahora mismo la balanza se inclina a no ofrecerle un nuevo contrato más allá del 30 de junio. Por su parte, el gaditano ha dejado claro que es feliz en Vigo y que pese a su edad, no tiene pensado colgar las botas en 2022. También ha manifestado que su deseo es continuar en el Celta, el club que más feliz le ha hecho en toda su carrera.

El tema económico jamás sería un impedimento para él, como tampoco lo fue en 2020, cuando firmó procedente del Sevilla con una sustancial rebaja de sus honorarios. Ni siquiera la duración del contrato será uno de los temas que pueda generar conflicto en una hipotética negociación, ya que Nolito aceptaría un solo año. La pelota está en el tejado del Celta, que tiene que decidir si quiere seguir contando con el jugador más allá de la presente temporada.

Es el único futbolista que ha disputado todos los partidos esta temporada

Una de las claves que puede jugar en contra del ‘9’ celeste es la llegada este mes de enero de Orbelín Pineda. El internacional mexicano, uno de los mejores futbolistas de su país y que está llamado a ser uno de los líderes del Celta en los próximos años, se desenvuelve en su misma posición. Su fichaje suma un nuevo inquilino a la banda izquierda del ataque celeste, que en la actualidad ya tiene a Cervi, Baeza y el propio Nolito como opciones.

Mientras tanto, la confianza de Coudet en Nolito es absoluta. Desde la llegada del argentino, el andaluz tan solo se ha perdido dos partidos de LaLiga, y en ambos estaba lesionado. Esta temporada, además, es el único futbolista de la plantilla que ha tenido minutos en todos los partidos oficiales -los dieciocho de LaLiga y los dos de Copa del Rey-.

Lo que sí ha disminuido es su aportación ofensiva. En la última campaña Nolito firmó siete goles y seis asistencias en la competición doméstica, mientras que en la presente, con casi la mitad del calendario completada, apenas firma un tanto anotado contra el Barça.

Las próximas semanas serán fundamentales para ver si ambas partes se sientan y prolongan su vinculación o si por el contrario la segunda y última etapa de Nolito en Vigo acaba dentro de seis meses.

Fran Beltrán abrirá la tanda de renovaciones celestes en 2022

El Celta tiene previsto abordar un buen puñado de renovaciones a lo largo de 2022. Más allá de la situación contractual de Nolito, el club tiene claro que quiere mantener a buena parte de los jugadores de cara al centenario, para el que queda poco más de año y medio. En A Sede ya han iniciado los contactos con varios futbolistas que finalizan su vinculación en 2023 y con los que se cuenta para el proyecto deportivo.

El que ahora mismo tiene más avanzadas las negociaciones es Fran Beltrán. El internacional sub 21 ha conseguido ganarse un puesto en el once de Coudet, que hasta lo ha elogiado públicamente. Esta nueva situación ha hecho que el de Seseña, que mostraba dudas sobre su futuro en el Celta en las últimas temporadas, quiera continuar. El acuerdo entre las partes es casi total y está previsto que se anuncie en las primeras semanas del próximo año. El jugador, además, verá aumentado su salario.

Beltrán no será el único con el que se sentarán los dirigentes celestes. El club también quiere cerrar la continuidad de Rubén Blanco. El portero de Mos, pese a que esta temporada se ha visto relegado a la suplencia ante el buen hacer de Matías Dituro, está muy bien considerado en el club, que quiere atarlo a largo plazo.

En la misma tesitura está Néstor Araújo. El mexicano cumple su cuarta temporada en Vigo y en su cabeza no existe la opción de cambiar de aires. El central se siente muy feliz en la ciudad, donde incluso ha comprado una casa, y no quiere escuchar ninguna oferta sin antes hablar con el Celta. El club planea ofrecerle un contrato de dos años o tres años para aprovechar todavía los mejores años del zaguero.

Los siguientes en la lista son dos pesos pesados. Iago Aspas y Hugo Mallo tienen por delante año y medio antes de que extinga su contrato. Ambos jugadores no se plantean no seguir en Vigo más allá de esa fecha, y el club tampoco quiere perderlos. El acuerdo con ambos no es ahora mismo una de las prioridades en el Celta, que entiende que no habrá mayores problemas para asegurarse que ambos sean los dos jugadores emblema durante los actos del centenario en agosto de 2023.

Compartir el artículo

stats