La cantera está monopolizando esta temporada el ataque del Celta. A falta de un partido para la conclusión de la primera vuelta, los futbolistas formados en la casa han acaparado todo el protagonismo ofensivo del conjunto que dirige Eduardo Coudet. No es una situación nueva porque ya el pasado curso los jugadores formados en las categorías inferiores del club aportaron 38 de los 55 goles marcados por el conjunto del equipo.

La aportación goleadora de la cantera está siendo aún más significativa esta temporada, no solo en lo que atañe a los goles, sino también en lo que se refiere a asistencias, donde el peso de la cantera ha crecido también de modo considerable.

El dato es contundente: los jugadores canteranos han aportado 18 de los 20 goles que han subido al casillero del Celta, lo que arroja un porcentaje del 90 por ciento. El escalafón goleador lo lidera, como no, Iago Aspas, con 8 dianas, solo una menos de las que llevaba el pasado curso a estas alturas de competición. Le sigue Santi Mina, con 6 tantos, y tras ellos se sitúan Brais Méndez y Denis Suárez, con dos goles cada uno.

Los goles foráneos llevan por el momento la firma de Franco Cervi, que anotó el segundo al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, y Nolito, autor del segundo de los tres que permitieron al Celta enjugar en Balaídos una desventaja de tres tantos frente al Barcelona.

El abanico de las asistencias se presenta más abierto. El liderazgo en este apartado lo comparten Santi Mina y Brais Méndez, con tres pases de gol cada uno. Les sigue, muy de cerca, Iago Aspas, con dos, y tras el moañés figuran, con una cada uno, Hugo Mallo, Denis Suárez, Kevin Vázquez, Thiago Galhardo, Franco Cervi y Javi Galán. Once de los catorce pases de gol completados por el Celta llevan, por tanto, la firma de la cantera.

Un llamativo ejemplo del enorme protagonismo que los futbolistas de la casa han cobrado en ataque es el último partido disputado en Balaídos por los celeste frente al Espanyol. El conjunto de Coudet logró, con una de sus actuaciones más completas este curso, su segundo triunfo como local con tres goles a los pericos. Mina abrió el marcador a los 2 minutos de iniciarse el juego, Aspas encarriló el partido al inicio del segundo tiempo y Denis certificó el triunfo a pocos minutos del final. Tres jugadores de la cantera marcaron en un mismo partido. Según la cuenta @Afouteza e Corazón, esto no ocurría en Primera División desde hace más de 65 años, cuando Amoedo Monchito y Mauro Rodríguez lo hicieron el 16 de septiembre de 1956 en el empate firmado ante la UD Las Palmas en Balaídos.

El Celta marca la mayor parte de sus goles en jugada. Solo un gol en jugada de estrategia contabiliza el equipo vigués en lo que va de curso. Se lo hizo Santi Mina, de cabeza, al Getafe a la salida de un córner botado por Denis tras un balón peinado al área chica por Murillo.

Ninguno de los jugadores celestes se acerca de momento a los dobles dígitos (10 goles o más goles y asistencias), un logro que en las dos últimas décadas solo han conseguido Iago Aspas, el pasado curso, Nolito, en la temporada 2015-16 y Alexander Mostovoi en la campaña 2001-02. El delantero moañés es, en todo caso, el mejor atacante español de las últimas cinco temporadas en esta faceta, con un total de 78 goles y 30 asistencias. Le sigue, bastante de lejos, Mikel Oyarzabal, con 52 y 27; y Dani Parejo, con 26 y 26.