El Celta B encontró en el último suspiro un mínimo premio a su superioridad, especialmente patente en la segunda parte, y consiguió rescatar un punto frente a un Extremadura que se había adelantado al cuarto de hora. Ante un rival muy ordenado y serio, el filial céltico acumuló oportunidades para haber dado la vuelta al marcador en la segunda mitad, pero sólo un disparo de Holsgrove en la prolongación permitió a los vigueses hacer algo de justicia y lograr el empate.

Cedric y un defensa del Extremadura observan la pelota. Ricardo Grobas

Las ausencias de Carlos Domínguez y Gabri, que no estuvieron en Barreiro al seguir a las órdenes de Coudet por su previsible presencia en el once copero frente al Ebro, provocaron que Onésimo volviese a sorprender con su once inicial. Así, Pampín jugaba de nuevo a banda cambiada como lateral derecho, con Castro y Álex como centrales y Medrano en el lateral zurdo. En la medular, Javi Gómez en la izquierda era la novedad puesto que Losada, Carbonell y Holsgrove son apuesta segura. Mientras, Miguel Rodríguez y Cedric fueron la pareja ofensiva elegida para esta ocasión.

El Extremadura, por su parte, optó por blindarse con un 5-4-1, con las líneas muy juntas, concediendo pocos espacios y presionando mucho y muy bien cada vez que el balón llegaba a una banda. Dejaba así como único delantero a Kike Márquez, que a pesar de esa circunstancia realizó una exhibición en Barreiro con innumerables detalles técnicos de mucho nivel y dando siempre sentido a sus acciones.

El planteamiento visitante se le atragantó al Celta B. Y eso que el partido parecía empezar bien y a los cinco minutos Javi Gómez ponía un centro que Losada controló para sacar un disparo con la zurda que Pedro López despejó a córner con apuros.

Precisamente, un saque de esquina al cuarto de hora volvió a ser el origen de un grave problema para los locales. Elías aprovechó un potente servicio al primer palo para ganar la partida a la dormida defensa céltica y cabecear al fondo de la portería de Campos.

El gol a favor reafirmó la intención inicial del Extremadura, complicando mucho la vida al Celta B. Porque los vigueses, especialmente tras la lesión de Losada mediada la primera parte, no aportaban argumentos ni colectivos ni individuales para desestabilizar la ordenada defensa visitante.

Así, al descanso se llegó sin nada más reseñable. Sólo una falta lateral colgada por Holsgrove que entre Alfon y Lolo enviaron a las manos de Pedro López y, acto seguido, un tiro ligeramente cruzado de Sergio Gil casi sobre el pitido final que se marchó fuera por poco y que pudo haber supuesto incluso un mayor castigo para los locales.

Otra cosa fue ya la reanudación del choque. El filial salió dispuesto a que la velocidad de Javi Gómez se convirtiese en un dolor de cabeza constante para Vargas. El primer aviso llegó en el primer minuto pero Alfon, tras controlar bien el centro de Javi Gómez, disparó muy mal directamente fuera.

Apenas un suspiro después, otro servicio del interior zurdo, esta vez raso, encontró el remate forzado de Miguel Rodríguez, que no encontró portería a pesar de estar en muy buena posición para marcar.

La ocasión más clara llegó también desde la izquierda, aunque nació en las botas de Pampín, ahora ya como lateral zurdo tras el triple cambio de Onésimo para renovar su parcela ofensiva dando entrada a Lauti y el juvenil Fran López por Miguel y Cedric y meter a Carrique por Medrano. En una buena acción personal, Pampín sirvió otro balón que Miguel llegó a tocar y el portero rechazó como pudo. La jugada continuó con un centro al área que Pedro López no acertó a despejar, cayéndole la pelota a Alfon. Pero, sorprendentemente, el jugador céltico decidió no rematar directamente a pesar de no estar el portero bajo palos, cediendo a la frontal para Jordan, que disparó alto.

El propio Holsgrove sería protagonista de nuevo al recoger un rechace y probar fortuna con un disparo que rozó en un defensa y se marchó a córner, en un claro anticipo de lo que pasaría más tarde aunque con un final bien distinto.

El Celta B mandaba y continuaba acumulando llegadas ante un Extremadura que acusaba seriamente el cansancio. Lauti, con un disparo excesivamente alto, y Alfon, con un centro al que no llegaron por poco ni Javi Gómez ni Pampín, volvieron a rozar el tanto del empate.

Onésimo sorprendió entonces al retirar del campo a su jugador más incisivo, Javi Gómez, para apuntalar el mediocampo y colocar más cerca del área rival a Holsgrove. La variación pareció frenar la producción ofensiva céltica, que continuaba teniendo la pelota cerca del área rival pero ahora ya sin la claridad en las llegadas anterior.

Y cuando parecía que el Extremadura iba a resistir y llevarse los tres puntos de Barreiro, Holsgrove recogió otra pelota suelta en un rechace y probó fortuna con otro disparo que rebotó en un defensa. Pero en esta ocasión el balón no se fue a córner si no que acabó en el fondo de la portería de Pedro López para permitir al Celta B encontrar un pequeño premio a su esfuerzo e insistencia y rescatar al menos un punto.

Ficha técnica

Celta B: Gaizka Campos; Pampín, Álex, Castro, Medrano (Carrique, min.60); Iker Losada (Alfon, min.21), Carbonell, Holsgrove, Javi Gómez (Beitia, min.79); Miguel Rodriguez (Fran, min.60) y Cedric (Lautaro, min.60).

Extremadura: Pedro López; Vargas, Fran López, Lolo González, Morcillo, Varela; Pastrana (Sebas Coris, min.82), Elías, Dani Toribio, Sergio Gil; y Kike Márquez.

Goles: 0-1, min.15: Elías; 1-1, min.91: Jordan Holsgrove.

Árbitro: Carlos Fernández Buergo (comité asturiano). Amonestó al jugador local Álex Martín.

Incidencias: Décimo cuarta jornada Grupo 1 Primera RFEF. Barreiro.300 espectadores.