El entrenador del Celta de Vigo, Eduardo Coudet, se mostró satisfecho tras la victoria de su equipo ante el Alavés y dijo que se adaptaron a lo que pedía un partido que se complicó con la meteorología en la segunda parte. “Sacamos adelante un partido más que difícil en un campo que es esquivo para el Celta, más allá de que hemos ganado las últimas dos veces que lo hemos visitado”, destacó.

El técnico explicó en rueda de prensa que “es un campo de juego muy difícil. Creo que hicimos una muy buena primera mitad. Teníamos el control del juego más allá del 1-1. Me parece que merecíamos un poco más. Después, nos hemos adaptado a lo que pedía el partido”.

“El granizo y la nieve no eran lo mejor para seguir tomando riesgos y jugando por abajo. Tuvimos que saltar un poco más las líneas y caer más a los espacios. Lo hicimos bien por arriba porque ya sabíamos que tienen mucha gente con buen juego aéreo. Acá siempre terminas apretado”, avisó el argentino, que repitió en varias ocasiones que sacaron un partido en “un campo muy difícil”.

“El campo estaba helado en el segundo tiempo tiempo y hemos defendido el resultado de muy buena manera. Son tres puntos importantes”, explicó el técnico del plantel céltico.

“No hemos arrancado de la mejo manera el segundo tiempo. El Alavés subió las líneas y ganó las segundas pelotas. En líneas generales me gustó más el primer tiempo, cuando pudimos circular mejor el balón. Después nos hemos adaptado a lo que nos proponía el rival. Cuando pusieron dos delanteros centros, optamos por poner un central más. Hemos tenido situaciones y ellos tambien”, resumió el Chacho. “Queremos ganar y tenemos necesidad de ganar. Hoy nos vamos viéndonos un poquito más arriba en la tabla, lo que nos gusta”.

Coudet descartó que Aidoo o Dituro sufran secuelas por los golpes recibidos. “Creo y espero que estén todos sanos. Hemos salido bien parados de un campo de juego dificilísimo”.