Eduardo, el Chacho, Coudet debe decidir en las próximas horas si da continuidad mañana en Vallecas al once que tan buenas sensaciones (que no resultados) ofreció frente al Sevilla y la Real Sociedad o introduce alguna modificación para refrescar al equipo y dosificar el cansancio de los futbolistas que jugaron el pasado jueves contra el líder de LaLiga.

La principal duda estriba en si el preparador celeste dará continuidad a Fran Beltrán, que vive su momento más dulce como celeste y el jueves brilló con luz propia frente a los donostiarras, o restituye la titularidad a Renato Tapia, un futbolista poco menos que indiscutible para el Chacho desde que tomó las riendas del Celta. El dilema está servido porque ambos han contraído méritos para ser titulares. Coudet deber decidir entre la regularidad del peruano y el gran momento de forma del madrileño, que regresa al escenario en el que dio sus primeros pasos como profesional.

Tapia, que ayer volvió a ser convocado con la selección peruana para la próxima fecha FIFA de noviembre, ha sido la elección predilecta de Coudet casi siempre que ha estado disponible. La excepción fue precisamente el último compromiso liguero frente a la Real, pero la decisión del técnico bien podría atribuirse al cansancio que atraviesa un futbolista saturado de partidos y que acaba de recuperarse de una lesión muscular que propició hace unas jornadas la titularidad de Beltrán.

El dominio posicional del internacional peruano, su capacidad de rectificar errores y su solidaridad defensiva proporcionan un inestimable punto de equilibrio a un equipo de vocación ofensiva, que presiona alto y despliega sobre el tapete cinco jugadores de ataque. Tapia no está en su mejor momento físico (o al menos no tiene la frescura del pasado curso), pero ha apagado demasiados incendios en estos últimos meses como para que el Chacho no lo considere seriamente como una opción de partida.

Los méritos de Beltrán son también notables. El rendimiento del joven medio centro madrileño, que con 22 años suma ya 100 partidos en Primera División como celeste, ha crecido de forma exponencial desde el tramo final de la pasada temporada y ha sido uno de los mejores del Celta frente a rivales de tanto fuste como el Sevilla o la Real Sociedad. Beltrán no tiene las imponentes condiciones físicas de Tapia, pero supera al peruano en claridad a la hora de dar salida a la pelota. No obstante, se espera de él un poco más de atrevimiento a la hora de asumir riesgos.

El madrileño llega, por otra parte, al choque contra su exquipo sumamente motivado después de ser silbado hace dos temporadas por la afición franjirroja, que no le ha perdonado su fichaje por el Celta. Como se recordará, el club vigués salvó la oposición del Rayo a vender a Beltrán haciendo efectivos los 8 millones estipulados en su cláusula de rescisión.

Existe la posibilidad de que Coudet incluya en el once tanto a Renato Tapia como a Fran Beltrán (ya lo ha hecho en alguna ocasión esta temporada), pero esta elección supondría dejar fuera de la ecuación a Denis Suárez para situar al madrileño en la posición de enganche. No parece, sin embargo, probable que el técnico prescinda del salcedense tras el buen partido firmado el pasado jueves ante la Real Sociedad.