Sergio Álvarez y Javier Maté dieron ayer lustre a la fiesta de inauguración de la peña A Tapa Celeste, penúltima de las inscritas en la Federación de Peñas del Celta que en apenas tres meses de andadura cuenta ya con 119 afiliados y espera seguir creciendo en los próximos meses.

El responsable de la criatura es Alberto Osorio, celtista impenitente a quien durante los meses más duros del confinamiento se le metió entre ceja y ceja que un barrio de tanta tradición celeste como Barreiro debía contar con su propia peña. Dicho y hecho. Osorio fue ganando adeptos para la causa a través de las redes sociales y el pasado 19 de julio registró oficialmente la peña, que hace el número 117 de la federación. La sede de A Tapa Celeste se encuentra en el bar La Tapa, en la calle Ignacio Grobas número 4, a escasamente 500 metros del campo de Barreiro.

“Hace tiempo que pensaba que un barrio de raíz tan celtista como Barreiro debería contar con su propia peña del Celta, así que hace unos meses, durante los meses más duros del confinamiento, me puse a ello. La registramos en el mes de julio y ha funcionado de maravilla porque en menos de tres meses tenemos 119 socios”, relata Osorio, que creó la peña en tributo a su madre, Vicky Lago, fallecida hace siete años. “Fue ella la que me inoculó en vena el celtismo y quería rendirle un pequeño homenaje ”, explica.

A Tapa Celeste tiene como padrinos a los periodistas vigueses Jacobo Buceta y Paula Montes, que acompañaron ayer a Sergio Álvarez y Javier Maté en la inauguración oficial. El acto contó también con la presencia del presidente de la Federación de Peñas del Celta, José Méndez.