El COVID ha irrumpido con fuerza en la vida del Celta B, que en las últimas horas ha registrado al menos media docena de positivos que han obligado al técnico, Onésimo Sánchez ha suspender los entrenamientos grupales que el filial venía realizando desde la pasada semana en las instalaciones de A Madroa. Los casos positivos han ido creciendo con las pruebas que se hacían a diario al equipo y afectan tanto al filial como al equipo juvenil.En menor medida, han afectado también al primer equipo, pues dos de los canteranos que iban a incorporarse el pasado fin de semana a la concentración del equipo en Marbella no han podido hacerlo tras dar positivo.