El Concello de Vigo, a través de Javier Pardo, su concelleiro de Fomento, acusó al Celta de “faltar a la verdad en sus manifestaciones” ya que desde hace tiempo disponen de la distribución de los asientos de la nueva grada de Río y entienden que hace tiempo que han cumplido con el requerimiento que se le hizo desde la Comisión de Transparencia, que hace una semana pidió al Concello se le facilitase al Celta toda la información relativa a la obra.

En la comunicación enviada a la Comisión da Transparencia, el Concello de Vigo señala que el 27 de noviembre de 2020, “con anterioridad” a la reclamación presentada ante ese órgano por Mouriño, “se remitió un escrito al club en el que se hacía referencia a diferentes cuestiones y asuntos relacionados con las obras de Marcador”. Así, subraya que, entre otros documentos, se trasladó “la nueva disposición y distribución de los asientos en la Grada de Río” a partir de la temporada 2021-2022.

Asimismo, resalta que, “desde la finalización de la suspensión temporal de las obras”, actualmente en ejecución, “el día 15 de marzo de 2021 se convocó al Celta como usuario del estadio” a reuniones semanales con los técnicos municipales y la contratista que tuvieron lugar entre marzo y mayo.

Adicionalmente, resalta que el 17 y el 24 de marzo “se entregó nuevamente al representante del Celta la propuesta de planificación temporal sobre los asientos de Río”, además de “planos de la nueva propuesta de asientos y la colocación actual”, que afirma que ya se habían trasladado en noviembre de 2020.

En su respuesta a la Comisión, el Ayuntamiento adjunta sendos documentos en los que se detalla que en las reuniones se abordaron asuntos como la previsión del comienzo de la reforma de la grada de Río Bajo y la fecha prevista para la retirada de asientos de Marcador. También remite una copia de un expediente dirigido al club y fechado en noviembre en el que se recoge “la no disponibilidad de la grada de Marcador para uso público desde la formalización del contrato hasta la finalización de las obras” y “la nueva disposición y distribución de los asientos en la grada de Río a partir de la temporada 2021-2022”.

El Celta no tardó en responder a Javier Pardo y ayer hizo público “el único documento enviado por el Concello sobre la reforma, distribución y número de asientos de la Grada de Río” y en el que “resulta imposible determinar en el mencionado plano cuántos asientos desaparecen y cuántos hay disponibles”. El club recuerda en su escrito que “Transparencia le dio la razón al RC Celta en su reclamación, hecho incuestionable, como quedó patente en el documento enviado días atrás, por tanto el Concello tergiversa la resolución de Transparencia que es favorable al RC Celta”. El club también asegura que ayer mismo el Concello les comunicó que habían acabado la reforma y colocación de asientos en Río en un documento en el que, una vez más, no especifican el número de asientos eliminados ni los que hay disponibles tras las obras y remiten de nuevo al plano adjunto”.