Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La carrera contra el crono de Rubén

Rubén Blanco observa a Matías Dituro durante el entrenamiento del pasado lunes en Marbella.

Rubén Blanco observa a Matías Dituro durante el entrenamiento del pasado lunes en Marbella. RC Celta

Rubén Blanco afronta una carrera contra el crono en su lucha por la titularidad. El portero canterano ha logrado esquivar el quirófano y cuenta desde hace unos días con el alta médica, pero dispone de poco menos de seis semanas para ponerse a tono tras casi cuatro meses de baja por una grave lesión de rodilla y deberá salvar la feroz competencia de Matías Dituro para situarse bajo el travesaño en el duelo inaugural de LaLiga contra el Atlético de Madrid el próximo 15 de agosto.

El mosense parte, con el fichaje de Dituro, por primera vez en desventaja en la batalla por la titularidad de la portería - El canterano inicia la pelea por el puesto tras 124 días de baja ante un formidable competidor

Los retrasos en la pretemporada no son nuevos para Rubén. A menudo el canterano ha iniciado la fase de preparación lesionado o se ha incorporado al grupo ya con la Liga en marcha. Desde su ascenso al equipo celeste en el curso 2015-16, el guardameta de Mos ha permanecido 591 días de baja por 13 lesiones de diferente calado, 4 de ellas de considerable gravedad. La última se la produjo el pasado 8 de marzo cuando se fracturó el ligamento lateral interno de la rodilla izquierda durante un partido contra el Huesca en el Alcoraz.

Este último percance y la posibilidad de que tuviese que pasar por el quirófano llevaron al club a seguir la recomendación de Eduardo Coudet de fichar un portero contrastado con el doble objetivo de guardarse las espaldas y elevar la competencia en un puesto que desde hace seis años ha estado en manos de la cantera. La citación de Iván Villar para los Juegos de Tokio reafirmó al club en la necesidad complacer la petición del técnico.

Loading...

El elegido ha sido el argentino Matías Dituro, de 34 años, un veterano trotamundos de la portería que en los últimos tres años se ha consagrado como el mejor portero de la liga chilena con la Universidad Católica. Tres títulos consecutivos avalan su importancia con los cruzados, cuya hinchada se mostraba desolada por su marcha.

Dituro, al que curiosamente Rubén arrebató la titularidad en el filial hace una década en el Celta B, ha vuelto convertido en un competidor formidable. Por primera vez en más de un lustro, Rubén no parte como favorito para iniciar LaLiga como titular.

El mosense siempre había sido el primero en el orden de preferencias para la portería de todos los técnicos que han pasado por el equipo vigués en estos años. Sergio Álvarez le dio no poca faena, pero a pesar de las constantes lesiones sufridas, el mosense siempre tuvo franca la titularidad y esto es lo que ha cambiado esta temporada con la llegada de un competidor que ha sido contratado por recomendación expresa del entrenador y que llega al Celta en la cima de su carrera decidido a triunfar en Laliga. Dituro ya ha ejercido con éxito el liderazgo en un equipo campeón y quiere repetir con el Celta.

El desafío está servido y no es Rubén un tipo que eluda el combate por difícil que éste se presente. La entereza mostrada para volver más fuerte tras cada lesión avala su espíritu combativo. Las dificultades nunca lo han amilanado e iniciar la pretemporada en desventaja frente a un contrincante de primer nivel puede ser el acicate que necesita el mosense. Eso es lo que espera el Celta.

Compartir el artículo

stats