No hubo sorpresas en la asamblea de socios del Gran Peña celebrada ayer que dio el visto bueno al acuerdo por el cual el conjunto de Lavadores se convierte en el Celta C. El Gran Peña cedería el nombre y la posibilidad de competir en Tercera División (en caso de conseguir el ascenso que aún debe resolverse) y el Celta pondría las instalaciones, aportaría los técnicos y correría con los gastos de la competición. Los partidos se jugarían en Barreiro.

El acuerdo, que tendrá una validez para las tres próximas temporadas, ya estaba cerrado y solo pendiente de que los socios del club diesen el visto bueno en la asamblea de forma abrumadora con 59 votos a favor, una abstención y un solo voto en contra.