DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pretemporadas de cambios drásticos

El Celta regresará al trabajo el 5 de julio y acumulará seis veranos sin repetir técnico

Coudet y su equipo de colaboradores se reúnen con la plantilla antes del comienzo de un entrenamiento del Celta en Mos.  | // RCCV

Coudet y su equipo de colaboradores se reúnen con la plantilla antes del comienzo de un entrenamiento del Celta en Mos. | // RCCV

El lunes 5 de julio es la fecha señalada por Eduardo, el ‘Chacho’, Coudet para que arranque la pretemporada del Celta. Será la sexta consecutiva que el club vigués inicie con un entrenador diferente a la anterior. Además, el equipo celeste protagonizará el primer verano en la nueva ciudad deportiva Afouteza de Mos, donde entrena desde el pasado noviembre después de abandonar las históricas instalaciones de A Madroa.

Más de cuarenta días de descanso (43 desde el último partido de Liga contra el Betis, celebrado el 22 de mayo en Balaídos) disfrutarán los más afortunados de la plantilla del Celta, quienes no han tenido que acudir a la llamada de sus respectivas selecciones nacionales. Compañeros como Okay Yokuslu, Néstor Araújo, Renato Tapia, Fran Beltrán y Brais Méndez han visto prolongada la temporada por distintos compromisos internacionales. Brais incluso ha tenido que interrumpir sus vacaciones en una isla griega ante la llamada urgente de Luis Enrique Martínez para que se incorporase a los entrenamientos en la “burbuja paralela” que organizó la Roja tras confirmarse el positivo por coronavirus de Sergio Busquets.

De ese quinteto de futbolistas, buena parte de ellos no regresará a Vigo en la fecha señalada por el club para el arranque de una pretemporada que por segundo año consecutivo estará supeditada a las medidas sanitarias como consecuencia de la pandemia del coronavirus. De hecho, desde A Sede solo han hecho pública la fecha que la plantilla céltica volverá a la actividad tras casi mes y medio de descanso. Se desconoce si el equipo celeste trabajará dos semanas fuera de Vigo, como solicitó Coudet, así como el número de partidos amistosos y los posibles rivales en los mismos.

La nota que ayer difundió el Celta a través de su página web señala que en los primeros días de pretemporada los jugadores compaginarán entrenamientos con pruebas médicas. En ese caso, Coudet podrá conocer el grado de cumplimiento de los deberes que le puso a los futbolistas para que controlen su peso habitual y que vuelvan al trabajo en las mejores condiciones físicas posibles para resistir sin problemas las intensas sesiones de ejercicios físicos que les esperan tras las largas vacaciones.

En ese arranque de la pretemporada, el equipo celeste “compaginará pruebas médicas con entrenamientos de una pretemporada que concluirá a mediados de agosto” para dar paso a una competición que los célticos “afrontan con una gran ilusión tras el extraordinario rendimiento ofrecido en la segunda fase de la campaña anterior”.

Coudet pretendía, según apuntó antes de marcharse de vacaciones, su deseo de que la plantilla del Celta realizase una concentración de dos semanas fuera de Vigo. También se espera que el club anuncie los amistosos de verano a medida que se vayan cerrando los acuerdos con los clubes.

El COVID-19 sigue estando presente y volverá a condicionar el plan de preparación de los equipos de élite. El plan de la pretemporada se adaptará a las medidas que se apliquen en función de la situación sanitaria. El verano pasado, el Celta solo disputó tres partidos amistosos y todos ellos en Balaídos: ante el Oviedo, el Lugo y el Sporting de Gijón. No hubo tiempo ni posibilidades para aumentar la carga de minutos de juego para el equipo que entonces entrenaba Óscar García Junyent.

El técnico catalán relevaba en el cargo a Fran Escribá, quien se encargó de la pretemporada 2019-20. Desde el curso 2016-17, en el que Eduardo Berizzo cumplía su tercera temporada consecutiva al frente del conjunto celeste, éste vivirá con el sexto verano consecutivo con un entrenador diferente y métodos de trabajo distintos para afrontar un nuevo curso en la máxima categoría.

Tras el adiós de Berizzo, el navarro Juan Carlos Unzué dirigió la pretemporada céltica de la campaña 2017-18. Antonio Mohamed y Escribá ocuparían esta responsabilidad en los dos años siguientes.

Con el preparador valenciano, el Celta vivió su última pretemporada sin restricciones. En ella, la plantilla celeste alternó sesiones de trabajo en A Madroa con una estancia en la isla de A Toxa y un viaje de varios días por tierras alemanas para afrontar un doble duelo frente al Unión Berlín.

Hasta media docena de partidos amistosos programó el conjunto celeste en el verano de 2019, previo a una pandemia que provocó la paralización de todas las competiciones y la reanudación de las mismas sin público en los estadios y con muchas restricciones de movilidad para frenar la propagación del virus.

Un año después, en plena campaña de vacunación masiva en los países de la Unión Europea, se vislumbra un futuro inmediato en una situación de mayor normalidad. En ese caso, el Celta aprovecharía para realizar una concentración posiblemente en el extranjero, con algún partido amistoso para cubrir gastos. De momento, el club ha señalado el día del inicio de la pretemporada. Y a partir del 5 de julio podrá ir añadiendo fechas de nuevos compromisos antes de que a mediados de agosto arranque el nuevo curso, el décimo consecutivo en Primera.

Compartir el artículo

stats