Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta afronta el mercado blindado

Los jugadores del Celta celebran un gol ante el Betis en Balaídos en el último partido de la temporada

Los jugadores del Celta celebran un gol ante el Betis en Balaídos en el último partido de la temporada Marta G. Brea

El Celta podrá centrarse este verano de lleno en los fichajes sin temor a que ningún equipo se lleve a sus principales activos al tener blindado prácticamente a todo su plantel con no menos de dos años de contrato y cláusulas de rescisión de entre 30 y 50 millones de euros que difícilmente algún club se decidirá a abordar en un mercado condicionado a la baja por la pandemia. El club vigués tiene también amarrados con contratos a medio y largo plazo a los jóvenes valores de la cantera que el pasado curso debutaron con el primer equipo.

Las únicas excepciones son Emre Mor, David Costas, Juan Hernández y Nolito. Los tres primeros no entran en los planes del club y están en la casilla de salida este verano, mientras que la continuidad del atacante sanluqueño se negociará en los próximos meses en función del rendimiento que ofrezca la próxima campaña. A Okay Yokuslu, mientras tanto, se le ha colocado el cartel de transferible –el Celta espera que sea su gran venta del verano–, aunque el internacional turco tiene contrato hasta junio de 2023 y se pondría a las órdenes de Eduardo Coudet, si el Celta no consigue venderlo a buen precio.

El núcleo duro el plantel está bien atado, sin que el club tenga que preocuparse de momento de ampliar sus respectivos contratos, tanto en lo que respecta a los pesos pesados de la cantera como los principales activos foráneos.

Iago Aspas, Hugo Mallo, Denis Suárez y Rubén Blanco concluyen su vínculo contractual en junio de 2023, mientras que Santi Mina y Brais Méndez, renovado hace unos meses, acaban en 2024, lo mismo que Joseph Aidoo o Renato Tapia, cuyo valor de mercado se ha multiplicado por diez (desde los 2 a los 20 millones, según el portal especializado Transfermartk) en una sola temporada.

El club celeste tiene atados a los principales jóvenes activos de su cantera

El 30 de junio de 2023 es la fecha en la que concluyen la mayoría de los contratos del plantel. Además de Aspas, Blanco, Denis y Mallo, terminan dentro de dos años Iván Villar, Kevin Vázquez, Fran Beltrán, Gabriel Fernández (que volverá a ser cedido la próxima temporada), y Augusto Solari. Miguel Baeza, por su parte, concluye sin relación contractual con el Celta en 2025.

Mención aparte merece el caso de David Costas, un futbolista que lleva dos años ya en blanco por su negativa a salir del Celta y al que resta otro año de contrato. A pesar de las buenas relaciones con su actual agencia de representación, el club tiene pocas esperanzas de que la situación del defensa redondelano cambie este verano.

Loading...

No teme el Celta en cambio pueda producirse la fuga de algún futbolista importante. Sus mejores activos están protegidos con cláusulas de rescisión de entre 30 y 50 millones, por lo que, en las actuales circunstancias de mercado, es improbable que ningún equipo se decida a ejecutarlas. No obstante, el club estudiará ofertas, si el precio lo justifica y la operación cuenta con el visto bueno de jugador implicado.

El blindaje no solo afecta a los jugadores de la primera plantilla. La mayoría de los activos de la cantera están también protegidos con contratos de tres años o la posibilidad de que el club prorrogue de forma unilateral sus contratos.

Iago Aspas, Brais Méndez, Denis Suárez y Santi Mina, durante un entrenamiento en la ciudad deportiva de Mos. RC CELTA

Onésimo Sánchez renueva por dos temporadas

El Celta anunció ayer la renovación del entrenador del filial, Onésimo Sánchez, por dos temporadas, hasta junio de 2023. El preparador vallisoletano será el encargado de pilotar la aventura del Celta B en la nueva categoría de Primera RFEF, que el segundo conjunto celeste afronta con grandes expectativas tras su histórica clasificación para la promoción de ascenso a Segunda División la pasada temporada. En palabras del club, el acuerdo alcanzado con el preparador pucelano “da continuidad al proyecto”.

“El Celta B seguirá en manos de un técnico que logró el ascenso a Primera RFEF siendo campeón de grupo y disputó las eliminatorias que dan acceso a Segunda División, hitos alcanzados con un plantel de enorme juventud y con un fútbol sumamente atractivo”, señala el club vigués en su página web.

Onésimo Sánchez

Onésimo Sánchez

El club celeste que añade que la renovación de Onésimo permite al Celta B “encarar con plenas garantías” su debut en “una categoría de gran exigencia que servirá para apuntalar el crecimiento de los jugadores del filial celeste”.

La próxima será la tercera temporada del entrenador vallisoletano al frente del filial celeste. Onésimo se incorporó al Celta B en enero pasado en sustitución de Jacobo Montes, con el equipo en puestos de descenso.

Aunque la temporada no llegó a completarse debido a la emergencia sanitaria, el preparador pucelano logró sacar al Celta B del atolladero en los seis encuentros que pudo dirigir. No menos complicada se presentaba la pasada campaña, con el cambio de formato de la competición y la creación de la de la nueva categoría Primera RFEF. Onésimo no solo logró situar al filial en esta categoría como primero de grupo, sino que que lo clasificó para la fase de ascenso a Segunda División, donde fue injustamente eliminado por el Bilbao Athletic en la primera ronda.

Compartir el artículo

stats