La épica victoria anoche del Villarreal ante el Manchester United en la final de la Europe League ha dejado poso en la afición del Celta, por un doble motivo. Primero, para el celtismo es inevitable verse reflejado en el espejo del equipo castellonense; no en vano, en 2017, el equipo vigués estuvo a unos centímetros de derribar al gigante inglés en las semifinales de esta misma competición. Segundo, más pragmático, porque el título que acaba de sumar el Submarino Amarillo tiene un premio extra: su clasificación para la Champions League. Ello implica que deja libre la plaza para la Conference League, la nueva competición europea que se estrena el curso próximo y para la que había obtenido el billete como séptimo de LaLiga. El siguiente en la tabla es el grupo dirigido por el Chacho Coudet.

¿Correrá el puesto del Villarreal al Celta para la Conference League? Hasta el momento, el organismo no ha hablado de esa posibilidad, carecería de sentido la especulación antes de disputarse la final de la competición. Lo que sí está negro sobre blanco, en el reglamento del nuevo torneo, es que lo jugará "al menos" un equipo de las 55 federaciones integradas en la Uefa. Es decir, a la española le tocaría cubrir un hueco.

Celebraciones sin control en Villareal por la victoria de su equipo Agencia ATLAS

Te puede interesar:

No obstante, el artículo 3 de acceso a la Champions League parece echar por tierra las ilusiones despertadas en las últimas horas en el celtismo. En su punto tercero, el artículo establece que si el ganador de la Champions o de la Europe League (con acceso a la máxima competición) se clasifica para la Conference a través de su competición doméstica --el caso del Villarreal-- "el número de plazas para su federación en la Europe League o en la Conference League se reduce en una". Si se aplica este precepto solo hay dos opciones: o solo iría la Real Sociedad a Europe League y el Betis se quedaría en la nueva competición, o la plaza española en esta última quedaría desierta.

La otra vía europea para el Celta, todavía más rocambolesca, parte del expediente que el organismo europeo ha abierto a Real Madrid, Barcelona y Juventus por su empeño en mantener en pie los precarios andamios de la Superliga. Si Uefa impusiese el más duro de los castigos, la exclusión de los tres equipos de sus competiciones la temporada que viene, entrarían en Champions Betis y Real Sociedad, y los vigueses saltarían directamente a la Europa League. Pero eso ya son ejercicios propios de cabalistas.