Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dilema de Rubén Blanco

La complicada recuperación del mosense, con posibilidad de cirugía, hace que el Celta se plantee fichar a un portero - El club sondea alternativas en el mercado por si el guardameta no logra eludir el quirófano

Rubén Blanco abandona el césped del Alcoraz acompañado por García Cota y el fisioterapeuta Ernesto Vieites. |  // LOF

Rubén Blanco abandona el césped del Alcoraz acompañado por García Cota y el fisioterapeuta Ernesto Vieites. | // LOF

La recuperación de la lesión de rodilla sufrida por Rubén Blanco en marzo pasado se ha complicado y ha obligado al Celta a replantearse el futuro inmediato de la portería. El club se ha dado un mes de plazo para comprobar si el jugador mejora y puede evitar el paso por el quirófano. Si Rubén tuviese que operarse, con un periodo de baja no inferior a cuatro meses por delante, el Celta contrataría un portero este verano. La dirección deportiva sondea ya el mercado.

Rubén Blanco se lesionó por segunda vez de gravedad la rodilla izquierda el pasado 7 de marzo en El Alcoraz en una mala caída tras ser desequilibrado por un rival. Se le diagnosticó una rotura parcial de ligamento lateral interno y se acordó un tratamiento conservador, que no requería cirugía, con un pronóstico de baja de unas ocho semanas. Pero la recuperación no ha ido como los servicios médicos y el jugador esperaban. Las ocho semanas se han convertido ya en once y resta comprobar aún si la respuesta del ligamento es la adecuada. Las pruebas diagnósticas revelan que el ligamento dañado ha cicatrizado correctamente.

“El problema es que es una segunda lesión en la misma rodilla y en el mismo ligamento. Es un ligamento que en la primera lesión no suele dar problemas, pero cuando lo lesionas varias veces empieza a dar problemas. Él sabe que si le repite las posibilidades ya pasan por el quirófano”, aclara el jefe de los servicios médicos del Celta, Juan José García Cota. “Las pruebas que le hemos hecho muestran que el ligamento está bien. Él va bien cuando hace trabajo controlado, pero lo que tenemos que valorar es la competencia de ese ligamento y esto solo se puede hacer sobre el campo. Tiene que entrenarse este mes para ver si aguanta o no”, explica.

El facultativo es claro. Lo único que puede hacerse es esperar. “El tratamiento ya se ha hecho. Hemos hecho terapia radiológica y tratamiento con factores de crecimiento para que el ligamento cicatrizara, pero ahora tenemos que valorar su competencia”, expone Cota, que precisa: “Una cosa es que una cuerda, que es el ligamento, se vea bien exteriormente y otra que tenga una tensión correcta. Él ahora mismo está entrenándose de forma normal, vamos a darnos un tiempo y valorar cómo responde. El quirófano solo está garantizado si la lesión se repite”.

La situación de incertidumbre, en todo caso, preocupa al Celta. Si Rubén no logra evitar el quirófano se perderá el primer tercio de la temporada. El club considera que es demasiado tiempo para afrontar la competición con Iván Villar como único portero y contempla ya alternativas para la portería en el mercado.

La decisión de fichar no está tomada. El Celta apurará los plazos antes de mover ficha, pero tampoco quiere asumir riesgos y está decidido a guardarse las espaldas por si finalmente el mosense no puede eludir la mesa de operaciones.

546 días de baja

Las lesiones han golpeado con dureza a Rubén Blanco prácticamente durante toda su carrera en el fútbol profesional. Desde que alcanzó el primer equipo del Celta hace ya seis temporadas, el guardameta de Mos ha sufrido 13 lesiones que lo han mantenido 546 días alejado de los terrenos de juego y le han hecho perderse un total de 74 partidos.

Los percances sufridos por el canterano han sido de diferente gravedad. Esta última rotura del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda es la segunda que sufre en la misma articulación, que ya se rompió en 2019, con un periodo de convalecencia de 92 días, y sufrió un esguince en 2016. El jugador ha sufrido también otro esguince de importancia en la rodilla derecha.

Pero no solo las rodillas le han dado problemas al portero mosense en estos años. En el tramo final de la pasada temporada tuvo que pasar por el quirófano para ser intervenido del arrancamiento completo del tendón directo del recto femoral derecho, una lesión que lo mantuvo 114 días de baja.

Entre las graves lesiones sufridas por el portero canterano hay que citar también el problema sufrido en 2018 en el tendón de Aquiles (114 días de baja) y la luxación acromioclavicular que en 2015 afectó a su hombro derecho y lo mantuvo casi tres meses inactivo. A ello se añaden varias lesiones musculares de diverso calado.

Competición sanciona a Coudet con dos partidos por su expulsión ante el Betis

El Comité de Competición ha impuesto una sanción de dos encuentros de suspensión al entrenador del Celta, Eduardo, el Chacho, Coudet, por su expulsión en el último encuentro de la temporada contra el Betis. El preparador celeste fue expulsado en el minuto 69 del duelo contra los verdiblancos por protestar una decisión arbitral, según reflejó el colegiado, Jesús Gil Manzano, en el acta del partido. En concreto, el árbitro extremeño escribió que el entrenador del Celta fue expulsado “por protestar de forma insistente y ostensible” una falta de Iago Aspas en el borde del área celeste. Eduardo Coudet no podrá dirigir al Celta en los dos primeros partidos de la próxima temporada. La sanción de dos partidos es la mínima que se impone a los entrenadores en estos casos, por lo que el Celta no va presentar alegaciones ante el Comité de Apelación. El Comité de Competición ha impuesto también un encuentro de suspensión a Denis Suárez por acumulación de cinco amonestaciones, aunque el centrocampista celeste podrá jugar el primer partido de la temporada venidera al verse favorecido por la modificación del reglamento de 2019, que deja sin efecto la sanción cuando la quinta amarilla tiene lugar en el último partido del curso. Así lo establece, en su punto cuarto, el artículo 112 del reglamento, que señala: “La regla de suspensión por un partido no será de aplicación en aquellos casos en que la amonestación con la que el jugador cumpliría ciclo a que esta norma hace referencia, tenga lugar en el último partido que el club dispute en la competición de que se trate” .

Compartir el artículo

stats