Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coudet ambiciona crecer con el Celta

- “Veo que el club quiere dar un salto y yo quiero estar en ese proceso”, declara el técnico con el ojo puesto ya en el próximo curso - El Chacho quiere despedir el sábado la temporada regalando un récord al celtismo

Eduardo Coudet grita instrucciones a sus futbolistas durante el compromiso liguero disputado el pasado domingo en el Camp Nou. |  // EFE

Eduardo Coudet grita instrucciones a sus futbolistas durante el compromiso liguero disputado el pasado domingo en el Camp Nou. | // EFE

“Estoy muy contento acá, muy agradecido. Veo que el club quiere dar un salto y yo quiero estar en ese proceso. Ojalá vayamos de la mano de un crecimiento para un Celta mejor”. Las palabras de Eduardo, el Chacho, Coudet a la página web de LaLiga certifican, bien a las claras, que el técnico argentino vincula su futuro al del club celeste con la idea de aspirar el próximo curso a algo más que a una cómoda permanencia.

Ambas partes han quedado en reunirse una vez que el campeonato eche el telón para iniciar la planificación de la nueva campaña y, tal vez, si existe consenso, ampliar el contrato del técnico más allá de junio del próximo año. Por ahora, Coudet se centra en festejar este sábado –LaLiga ha adelantado un día el horario de los partidos con algo en juego– con el celtismo en Balaídos el imponente final de temporada que está firmando el equipo. El objetivo en esta última jornada será celebrar con el celtismo la tranquilidad de una confortable salvación tras dos años con el alma en vilo y regalar a la hinchada un nuevo récord de victorias consecutivas. El domingo, en el Camp Nou, el Chacho igualó la serie de cinco victorias correlativas establecido por Víctor Fernández hace casi dos décadas y se propone superarlo contra el Betis.

“Mi objetivo de esta temporada era que el hincha no sufriese porque venimos de dos temporadas muy complicadas”, aclara en su entrevista con LaLiga el preparador céltico, que atribuye la mayor parte del mérito a sus jugadores. “Hemos estado a la altura de cada jornada y eso es lo importante, tratar de ganar cada juego. La forma de jugar depende de los jugadores que tienes. Estoy convencido que estos jugadores se adaptan a esa forma”, apunta.

El estilo del Chacho

El estilo y el sistema de juego han sido innegociables para el Chacho desde su desembarco en el Celta a finales del pasado mes de noviembre. Desde que tomó las riendas, el técnico porteño ha logrado un nada despreciable botín de 46 puntos en 27 partidos. Un promedio de 1,7 puntos por encuentro que lo sitúan como el técnico más rentable para el Celta en la última década. Coudet no solo presenta un esquema de cabecera que se ajusta como un guante al talento de los futbolistas que el Celta tiene actualmente en nómina, sino que ha logrado convencerlos (y hasta transformarlos) de que de la idea de juego que propugna requiere pujanza física y compromiso en la recuperación del balón. “Es un sistema que a mí me gusta mucho porque hay mucha gente con características ofensivas, pero para jugar en esta manera hay que convencer de que necesitas de todos para recuperar el balón. Nuestra forma de jugar es esta. Creo que nos hemos adaptado muy bien y los jugadores se sienten cómodos”, explica.

A pesar de que para Coudet el fútbol es una obra coral en la que cada pieza ejerce su función en el engranaje, el preparador argentino no puede menos que rendirse al inabarcable talento de Iago Aspas. “El fútbol sería injusto si Iago Aspas no pudiera tener un título con el Celta”, subraya. El técnico compara la situación del goleador moañés con la que vivió en Racing de Avellaneda Lisandro López, “un ídolo del club que no había tenido la suerte de ganar un título nunca”. Coudet espera que se repita la historia. “Ahora vamos por ayuda a ver si podemos hacer lo mismo con Iago”, señala. “Es muy determinante. Es un placer tenerlo, no solo en el juego, sino en el día a día”, destaca.

Otro activo del Celta que el Chacho valora para emprender un largo camino en común es la decidida apuesta del club celeste por el talento propio. “Es un placer cuando hay tantos jugadores de cantera, que tienen un sentimiento especial con el club. Ese compromiso lleva a tener una responsabilidad mayor. Tener muchos canteranos, gente formada en el club, es importante”, confiesa.

El preparador argentino explicita la buena relación que mantiene con el presidente, Carlos Mouriño, y la directiva y se muestra “muy agradecido” a la confianza que el club le otorgó para hacerse cargo del Celta, pese a su falta de experiencia en LaLiga. “Es difícil jugársela por un entrenador que no había tenido experiencia en LaLiga. Pero ya sabían cómo trabajaba, cómo pensaba, y soy un agradecido de la posibilidad que me dieron. Era un lindo desafío como entrenador. Me gustaba poder dirigir este plantel porque me parecía que había calidad para sacar la cosa adelante”, relata.

Segunda mejor puntuación de la última década

Los 53 puntos alcanzados por el Celta tras su histórico triunfo en el Camp Nou (el tercero desde 1941 como visitante en el campo del Barcelona) suponen el segundo mejor registro del conjunto vigués en esta última etapa en Primera División. Los actuales números de Eduiardo Coudet tan solo los mejora Eduardo, el Toto, Berizzo en su segunda campaña en el club, con la sexta plaza que le permitió alcanzar al año siguiente la semifinal europea contra el Manchester United. Con el Toto, los celestes lograron aquel curso 60 puntos que el Celta ya no podrá alcanzar en la última jornada. Los celestes superan ya, en cambio, los 51 puntos obtenidos en el primer año de Berizzo al frente del equipo. También se sobrepasan con creces los 49 obtenidos tanto por Juan Carlos Unzué como por Luis Enrique Martínez en las campañas 2017-18 y 2013-14, respectivamente, que valieron al Celta la decimotercera y la novena posición en la tabla.

Compartir el artículo

stats