DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asalto al Camp Nou sin premio europeo

120

Las mejores imágenes del Barça - Celta Jordi Cotrina | Alejandro García (EFE) | Albert Gea (Reuters) | Europa Press

El Celta dice adiós a jugar en Europa con una gran victoria ante el Barcelona - Los triunfos de Villarreal y de Betis impiden a los célticos alcanzar la séptima plaza, a falta de un partido, pese al doblete de Santi Mina

Nadie podía imaginarse en noviembre pasado la extraordinaria recta final de la temporada que está protagonizando el Celta, aunque las cinco victorias consecutivas que acumulan los de Coudet no han resultado suficientes para prolongar la pelea a una plaza europea hasta la última jornada del campeonato. De nada le sirvió ayer a los célticos el triunfo heroico alcanzado en el Camp Nou (1-2), donde solo habían ganado en dos ocasiones anteriores en la Liga. El equipo de Coudet no falló, pese a la entidad de un rival que quería continuar con vida en la pugna por el campeonato liguero. Pero los celestes dependían de los resultados del Villarreal y el Betis. Los dos ganaron al Sevilla y al Huesca, respectivamente, por lo que ya son inalcanzables para un Celta que el domingo podrá compartir en Balaídos con unos cinco mil aficionados y ante el conjunto bético la alegría de haber conseguido la octava plaza después de ser colista en la décima jornada.

A pesar de las numerosas bajas y el once de circunstancias que tuvo que presentar Coudet ante la lesión de cuatro titulares (Rubén Blanco, Mallo, Murillo y Tapia) y los problemas físicos de Aidoo durante el calentamiento en el Camp Nou, el Celta exhibió su enorme pegada para superar a un Barcelona que dominó el juego y generó numerosas ocasiones de gol.

Liderados por un Messi que podría haber jugado su último partido en el Camp Nou como azulgrana si no renueva el contrato con el club catalán, los de Koeman iniciaron el partido a todo gas, con ganas de dejarlo resuelto cuanto antes y meter presión al Atlético y al Real Madrid en la pelea por el liderato. Dembélé era imparable por la banda derecha y por la izquierda, el Barça se aprovechaba de las imprecisiones en el inicio de las jugadas de los célticos, que mantuvieron la portería a cero hasta el minuto 27 por la falta de puntería de los rivales y por su eficacia para cerrar los espacios centrales por donde quería meterse casi siempre Messi. El argentino, sin embargo, encontró el premio de la manera más inesperada. En un remate de cabeza cruzado tras un centro medido de Busquets, a quien Kevin le había regalado el balón al intentar iniciar una jugada por su banda.

Pero los de Coudet nunca pierden la cara a los partidos, aunque el rival domine con claridad. Ayer, sobrevivieron al acoso azulgrana para armar un rápido contraataque por la izquierda, por donde apareció Aspas para asistir a Mina. El vigués apareció en el balcón del área, vigilado por Piqué, pero nada más recibir el balón soltó un latigazo que sorprendió a Ter Stegen. A los 37 minutos, el Celta igualaba un partido que podía haber ido perdiendo con claridad. Su excelente pegada le daba vida hasta el descanso.

La falta de puntería de los azulgranas acabó pasándole factura, como en otras muchas ocasiones durante este curso. El Celta llegó por segunda vez a la portería rival pero el disparo de Denis lo atajó Ter Stegen. No falló a la tercera. Solari, que había entrado por Nolito, se inventó un gran lanzamiento desde el costado derecho que sorprendió al portero alemán. El balón pegó en el palo y del rechace se aprovechó Mina para darle la vuelta al marcador en el minuto 88, cinco después de que el Barça se quedase en inferioridad por la expulsión de Lenglet. El Celta solo había necesitado cuatro remates a portería para llevarse un triunfo histórico, como el de noviembre de 2014. Con este se asegura la octava plaza, pero se queda sin premio europeo en un final de curso extraordinario.

Compartir el artículo

stats