Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Iker Losada: “En este equipo juegue quien juegue no se nota mucho la diferencia”

Iker Losada, durante un partido contra el Compostela. // XOÁN ALVAREZ

Iker Losada, durante un partido contra el Compostela. // XOÁN ALVAREZ

–¿ Ha sido muy diferente esta semana de las anteriores de la temporada, ha cambiado el ambiente en el vestuario?

–Pues no. La misma tónica de todo el año. Trabajar para llegar al partido en las mejores condiciones, con la misma hambre y ambición que hemos tenido estos mes. Y más ahora que nos enfrentamos a un play-off de ascenso que ninguno de los jugadores de la plantilla ha tenido la oportunidad de jugar.

–¿Era usted de lo que prefería un filial o prefería otra clase de equipo?

–Al final te importa poco que sea un filial o no porque no hay otra opción que la de ganar. .

–Lo digo porque hay quien piensa que tal vez sea mejor medirse a equipos más inexpertos en esta clase de duelos.

–Puede ser. La veteranía de otros equipos puede ser diferencial dependiendo de cómo sea el partido y en este caso nos vamos a enfrentar dos equipos muy parecidos. En ese sentido puede que sea mejor.

–¿Usted se esperaba que el equipo diese este rendimiento?

–Al principio de pretemporada igual empezamos solo siete jugadores del filial. Igual te miento, pero no éramos muchos más. Pero en los dos primeros partidos oficiales en Guijuelo y en casa con el Racing de Ferrol, que no ganamos ninguno, yo salí convencido de que íbamos a hacer algo que iba a quedar en la historia del club. Tampoco digo que pensase en meternos en el play-off de ascenso a Segunda, pero sí tenía en mente que íbamos a hacer cosas importantes.

–¿Por qué lo tuvo tan claro?

–Por el potencial. Se veía. Los entrenamientos no aclaraban tanto porque había casi tantos juveniles como jugadores del filial. No podías sacar muchas conclusiones. Pero luego se fueron incorporando jugadores y se veía que el equipo podía hacer muchas cosas.

–Esta temporada ha sido una locura. El sistema de competición, las idas y venidas de los jugadores al primer equipo, el hecho de estar continuamente jugando “finales” para ir cubriendo objetivos...

–Todo ha sido distinto. Los partidos, el ambiente...ha sido una temporada muy extraña por muchas razones

–Pero el equipo siempre ha encontrado recursos para salir adelante y el protagonismo de los futbolistas se ha ido alternando.

–Creo que esa es la gran suerte de la temporada, que jugase uno u otro no se nota demasiado la diferencia. Esa es la principal fuerza del equipo esta temporada, su principal mérito. Somos un buen equipo como grupo e individualmente tenemos futbolistas que son diferenciales.

–El play-off de ascenso llega en medio de una dinámica de resultados muy buena, pero sobre todo de juego.

–Llegamos en un gran momento. Perdimos en Burgos la semana pasada, pero fue un partido que pudimos ganar. Estamos jugando muy bien y con mucha confianza.

–¿Por qué han conseguido tan buenos resultados fuera de casa?

–Nosotros juguemos en Barreiro, en Balaídos o en cualquier campo salimos con la misma intención. Algunas veces se dan unas circunstancias que nos ayudan. Pero en casa esta temporada hemos tenido muy mala suerte en un puñado de partidos.

–¿Le gusta el formato de estos play-off de ascenso?

–Después de jugar una liga, luego otra...si nos encontrásemos con eliminatorias de ida y vuelta ya sería demasiado porque complicaría todo más. Creo que es mejor así, celebrar todo en una sede.

–¿Cree que les favorece?

–Cada partido es un mundo. Nos puede ayudar pero tampoco tenemos esa seguridad. En un ida y vuelta vas al segundo partido con unas expectativas diferentes en función de lo que haya pasado en el primero. Aquí no hay nada de eso. Un partido a cara o cruz y listo. Lo complica todo.

–¿Cómo se siente desde el punto de vista personal?

–Bastante contento. Es cierto que jugué un poco menos de lo que me esperaba, pero creo que me ha servido para madurar el hecho de jugar menos de lo que imaginaba. Puede ser un mazazo, pero a mí en cambio creo que me ayudó a madurar futbolísticamente y ser mejor futbolista.

–Donde el papel de Onésimo seguro que ha sido muy importante.

–Fue futbolista, sabe lo que es eso. En mi caso me ayudó mucho. Yo no me lo tenía creído, pero él sí me bajó los humos. Me hizo mucho bien en mi caso particular, pero también al equipo. De lo contrario, no estaríamos en este play-off de ascenso.

–Supongo que para usted no debe ser sencillo gestionar todo lo que le ha pasado. Hace dos años estaba marcándole un gol al real Madrid en Balaídos.

–Por suerte tengo un círculo de amigos, compañeros y familiares que me ayudan a asimilarlo. Le marcas al Real Madrid en Balaídos, que no te lo crees, y al final de año estás jugando con el juvenil. Es difícil, pero me ayudó tener un círculo que me repitiese que “eres juvenil, es lo normal, no eres un caso excepcional”. Mi padre fue una pieza fundamental para todo eso porque me supo mantener en el suelo.

Compartir el artículo

stats