Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Meteórica recta final de temporada

Nolito intenta frenar desde el suelo el avance del lateral del Getafe Iglesias. // RICARDO GROBAS

Nolito intenta frenar desde el suelo el avance del lateral del Getafe Iglesias. // RICARDO GROBAS

Es la segunda vez desde noviembre que el Celta encadena cuatro victorias con Coudet. La de ayer ante el Getafe, que se mete en problemas por la permanencia, permite a los célticos alcanzar los cincuenta puntos cuando le restan dos partidos para cerrar el curso. En esta meteórica recta final, el conjunto vigués se acerca más al Villarreal y al Betis, que juegan hoy y también aspiran a ocupar las plazas europeas.

Mejor pegada

El Celta se presentaba ante el Getafe con 24 goles más en lo que va de temporada. La diferencia de pegada entre celestes y azulones era clara y se hizo evidente en el partido de ayer. El equipo de Bordalás dominó en el inicio y tuvo más ocasiones de gol, pero los de Coudet solo necesitaron un par de ocasiones claras para adelantarse en el marcador y encadenar una cuarta victoria que le aproxima más a Europa. A la espera de los compromisos del Villarreal (Valladolid) y el Betis (Eibar), los célticos se sitúan a dos de los amarillos y a cuatro de los verdiblancos. Con dos partidos por delante, el último en Balaídos ante el Betis, el Celta sueña con una plaza europea, aunque para ello quizás tenga que sumar algún punto el domingo en el Camp Nou. Con Coudet, nada parece imposible para un Celta en estado de gracia. Así, Beltrán y el canterano Carlos Domínguez cumplen sobradamente como alternativas a los lesionados Tapia y Murillo.

Otra asistencia de Denis

El conjunto celeste ha encontrado un filón en las bandas, donde genera buena parte de sus goles desde la llegada de Coudet. Ayer explotó con éxito el costado derecho. Allí se juntaron Iago Aspas, Brais Méndez y Denis Suárez. Comenzaron a tocar en corto y buscando triangulaciones. El salcedense centró al área, donde Mina tocó suavemente de cabeza. El balón llegó a Nolito, situado en el segundo palo. El gaditano controló la pelota con el cuerpo y remató con la izquierda para superar a David Soria. Otro gol coral de los ‘cinco magníficos’ del Celta, que ha encontrado en los costados el camino más exitoso.

Iván Villar

Los focos del Celta se centran habitualmente en los cinco jugadores más ofensivos (Aspas, Mina, Brais, Nolito y Denis), pero el equipo también ha crecido gracias a gente menos habitual en el once como Aidoo, Beltrán, Kevin o Iván Villar. El guardameta de Aldán se ha consolidado en la portería, después de que el anterior entrenador incluso pusiese en duda su capacidad para jugar en Primera División. En medio de su regularidad, Iván Villar ha dejado extraordinarias intervenciones, como la que ayer impidió que Ángel marcase el gol del empate a dos minutos del descanso. En el segundo tiempo, despejó a córner un gran disparo lejano de Chema. El joven guardameta ha cumplido la complicada tarea de suplir a Rubén Blanco. El Celta tiene bien cubierto su portal con dos porteros formados en su cantera.

7+5 de nolito

Vive una segunda juventud Nolito en Vigo. El gaditano levantó sospechas en su regreso el pasado curso, pero pronto despejó las dudas. Y como a la mayoría de compañeros, la llegada de Coudet ha beneficiado a un jugador que no ha perdido su talento y que sigue aportando goles y asistencias. Ayer anotó el séptimo tanto de la temporada, que le convierte en el cuarto máximo goleador del Celta. Cinco son los pases de gol de un Nolito que también destaca en labores de contención con una entrega absoluta. Hace siete años, Nolito también abría el marcador en la victoria del Celta sobre el Getafe, última hasta ayer de los locales sobre los madrileños en Balaídos. En esta segunda etapa en Vigo, a Nolito solamente le importunan las reiteradas decisiones de Coudet de sustituirlo a partir de la hora de juego. Es uno de los futbolistas de la Liga que con más sustituciones en lo que va de curso.

Melero, 7 años después

El árbitro malagueño regresaba ayer a Balaídos, donde debutó en la máxima categoría el 24 de agosto de 2014, en otro Celta-Getafe. Casi siete años después, ambos equipos lideran la clasificación de tarjetas amarillas. Melero López tardó 66 minutos en mostrar la primera tarjeta amarilla de un partido de roces y fricciones. Damián fue el primer sancionado. El uruguayo suma 12 cartulinas, una más que el céltico Tapia. El debut de Melero López en Primera se saldó con una victoria del Celta (3-1), con goles de Nolito, Orellana y Larrivey. Desde entonces, el equipo madrileño había sumado un triunfo y tres empates en sus visitas a Vigo. Esa racha positiva de los azulones se rompió el día que el árbitro malagueño regresaba al lugar de su estreno en la élite. Ayer, protagonizó una excelente actuación. Incluso acertó en no señalar el penalti que reclamaba el Getafe por una mano involuntaria de Aidoo. El ghanés neutralizó todo el peligro aéreo que generó el Getafe y resultó infranqueable.

El autobús

Coudet apostó por defender el gol en los últimos minutos, dando entrada a Mallo y a Holsgrove por Mina y por Nolito, respectivamente. Un claro mensaje a su equipo de que había que instalar el autobús delante de la portería de Iván Villar para evitar los remates de Cucurella, Mata, Ángel o Kubo. Y una vez más, la apuesta ultradefensiva le dio buen resultado al argentino en los minutos finales.

Compartir el artículo

stats