Carlos Domínguez, defensa del Celta, aseguró ayer que el técnico Eduardo Coudet lo felicitó por el partido que hizo ante el Villarreal, que supuso su debut en Primera División con 20 años recién cumplidos.

“El míster me felicitó después del partido, me dijo que siguiese así porque llegaría lejos”, comentó en una entrevista con CeltaMedia el central vigués, que podría repetir hoy en el once inicial debido a las bajas en el conjunto celeste de Jeison Murillo, lesionado, y de Néstor Araujo, sancionado por acumulación de tarjetas amarillas.

El canterano agradeció la “confianza” que le mostraron sus compañeros antes del compromiso con el nuevo finalista de la Liga Europa y aseguró que le dijeron que jugara “como lo venía haciendo en el filial y como llevo entrenando todas estas semanas con ellos. Al fin y al cabo me dijeron: ‘tú tranquilo, juega como sabes que saldrá bien todo”, señaló el zaguero vigués, que esta temporada también se estrenó en el filial tras dar el salto desde el juvenil.

Domínguez reconoció que con su debut en la élite cumplió “un sueño” que tenía desde que empezó a jugar al fútbol, con tan solo cinco años-. “Confiaba en mí mismo. Los nervios los tuve más antes que durante el partido. Desde pequeño sueñas con jugar en LaLiga con futbolistas del alto nivel, por eso es un sueño hecho realidad. Estoy muy contento”, dijo antes de destacar el “gran esfuerzo” que han hecho sus padres para ayudarle en su carrera deportiva.

La llamada de Coudet ha apartado a Carlos Domínguez provisionalmente del filial, que el domingo disputa la primera de los eliminatorias de ascenso a Segunda A ante el Athletic Club B. “Preferencia no tenía ninguna. Son todos buenos equipos. pero es un filial, un equipo que va a jugar al fútbol como nosotros. Nos viene bien pero al fin y al cabo el rival es lo de menos”, señaló Domíguez.