El Celta retorna hoy a los entrenamientos en la ciudad deportiva tras dos días de descanso muy pendiente de los resultados de las pruebas médicas que le van a ser practicadas a los cuatro titulares que tuvieron que abandonar prematuramente el terreno de juego (Renato Tapia, Iago Aspas, Joseph Aidoo y Jeison Murillo) por distintas lesiones cuyo alcance está en buena medida por determinar.

Los casos menos graves afectan, según han anticipado los servicios médicos del club tras una primera exploración sobre el terreno, a Iago Aspas y Joseph Aidoo. Al moañés se ha diagnosticado una molestia en el bíceps femoral derecho que sobre el papel le permite tener opciones de vestirse de corto el domingo contra el Villarreal en La Cerámica; el ghané, con una molestia distal en el mismo músculo que podría deberse (lo determinarán las pruebas) a una elongación parece también recuperable.

Peor pronostico presentan los problemas sufridos por Renato Tapia, el primero que tuvo que salir del campo tras lanzarse al suelo para cortar impecablemente un contragolpe del granota Roger Martín, y de Jeison Murillo, que se lastimó el recto anterior de su pierna izquierda y se vio obligado a retirarse del campo dejando al Celta en inferioridad numérica en los últimos diez minutos del encuentro. Tanto el pivote peruano como el defensa central colombiano parecen tener muy complicado ser de la partida contra los de Unai Emery.