El entrenador del Levante, Paco López, explicó ayer que el vestuario está “dolido y fastidiado” después de haber encadenado tres derrotas, pero subrayó que cree que podrán “darle la vuelta” a la situación en el partido ante el Celta.

“A nadie le gusta estar en un mal momento. Tenemos que hacer cosas diferentes. Nosotros tenemos la llave para darle la vuelta a esto, nadie más”, dijo López a la prensa.

“Lo que yo noto, veo y palpo es que los jugadores están fastidiados”, añadió el técnico del Levante, que admitió que entiende que aquellos que también lo están son “los aficionados de sentimiento”.

Paco López comentó que cree que su discurso “ha calado” en el vestuario y recordó que ya han pasado por otros momentos “peores” de los que han salido “fortalecidos”. “Estamos atravesando un mal momento y no hay que ocultarlo”, recalcó el entrenador.

El entrenador del Levante subrayó la importancia del partido en Vigo porque el equipo todavía no ha conseguido la salvación matemáticamente. “Nos jugamos mucho, muchísimo y con eso queda dicho. Siempre hay algo en juego y más de lo que la gente pueda pensar”, comentó.

Sobre el rival, dijo que el Celta ha demostrado este año que “tiene un gran equipo y grandes jugadores” y también se refirió a su futuro, ya que tiene un año más de contrato con el Levante.

“Soy feliz en el Levante, lo he dicho siempre, pero el futuro y el destino no lo sabe nadie. Las cosas en el fútbol cambian por momentos, pero que no le quepa la menor duda a nadie de que soy feliz y me levanto cada mañana con una ilusión tremenda”, resumió.

Además, Paco López confirmó la recuperación de Jorge Miramón y explicó que el delantero Dani Gómez continuaría siendo duda hasta última hora.