Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denis Suárez | Centrocampista del Celta

“Estuve frustrado porque no podía ser yo mismo: competí al 60%”

Denis Suárez, en el centro  de la ciudad.

Denis Suárez, en el centro de la ciudad. FDV

Denis Suárez afronta la recta final del campeonato con la satisfacción de haber alcanzado esta temporada el nivel de juego que llevaba meses persiguiendo y la convicción de que el Celta tiene capacidad y opciones de presentar batalla por la séptima plaza, si gana este viernes al Levante. El salcedense admite que Coudet lo ha situado en la posición ideal para explotar sus cualidades y valora el crecimiento que ha experimentado su juego, aunque se propone dar mucho más. “El mejor Denis está por llegar”, asegura.

– La victoria ante Osasuna da virtualmente al Celta la permanencia, pero lo deja en tierra de nadie, libre del peligro del descenso, pero lejos de Europa. ¿Con qué motivación afronta el equipo estos cinco partidos que restan?

– Vamos a ir a ganar esos cinco partidos. Es cierto que estamos lejos de arriba, pero no es imposible. Si ganamos al Levante en casa, que tenemos que ganarle, nos ponemos con 44 puntos, a 5 del Villarreal. El Villarreal juega contra el Getafe, que viene en buena dinámica y el jueves tiene partido europeo y bueno, tendríamos un enfrentamiento directo contra ellos en la siguiente jornada que, si todo va bien, nos puede dejar muy cerca de ellos, así que, aun sabiendo la dificultad que entraña, queremos pelear por ser séptimos. Ojalá lo consigamos y el Villarreal gane la Europa League.

– Veo que no ha perdido una pizca de la ambición que ha mostrado desde su vuelta. Incluso en los momentos más complicados ha mostrado una fe ciega en el talento y potencial de este equipo.

– Sinceramente, creo que tenemos capacidad para meternos ahí arriba. Sí que es cierto que hubo partidos como el de la Real Sociedad y el Sevilla que nos marcan un poco porque eran partidos para sacar algo y nos hemos dejado también puntos contra el Valladolid en casa, que no fue un buen partido, o contra el Athletic. Son puntos que tes vas dejando y son los que te impiden estar arriba. Es difícil, ocho puntos son muchos para lo que queda, pero vamos a intentarlo. Vamos a intentar primero ganar al Levante y meter presión a los de arriba.

– La realidad es que, a diferencia de la pasada temporada, el Celta ha mostrado capacidad para competir con cualquier rival.

– La sensación que tengo yo es que es difícil ganarnos, no como el año pasado, que muchas veces que a los cinco minutos parecía que íbamos a perder. Eso ha cambiado mucho. Salvo el partido contra el Villarreal, en el que creo que jugar sin público nos afectó porque nos dejamos ir, la sensación es muy otra.

“Lo básico que ha hecho el míster es poner a cada jugador en su posición”

decoration

– ¿Qué porcentaje de mérito ha tenido Coudet en la gran transformación sufrida por el equipo?

– Lo básico que ha hecho el míster es poner a cada jugador en su posición. Yo jugaba mucho en banda, Santi que es delantero jugaba en banda, Brais casi no jugaba y es un jugador que tiene unas condiciones increíbles para ser importante y ahora está jugando mucho...Al final es poner a cada jugador en su posición. Obviamente tenemos nuestro plan de partido. No nos centramos tanto en el rival y tratamos de imponer nuestro juego. Antes jugábamos en función del rival y eso se nota. Con los jugadores que tenemos no podemos pensar en jugar en función del rival.

– El talento estaba ahí, pero da la impresión de que ha habido un cambio de mentalidad. Ahora parece que también cree en la idea de juego.

– Antes también creíamos en una idea de juego. Independientemente del rival tú crees en lo que hace el entrenador. Yo creía en lo que hacía Óscar, otra cosa es que saliese mejor o peor, y creía también en lo que hacía Fran Escribá. O en lo que hace el Chacho, que obviamente está saliendo mejor. Son sistemas diferentes. Sí es cierto es que cuando llegó el Chacho encadenamos cinco partidos consecutivos ganando y el equipo lo nota. Hablo desde mi perspectiva. Yo llegué aquí el año pasado, el equipo había vivido situaciones complicadas y se notaba en algunos jugadores que llegaban momentos clave y las piernas no iban por la situación, pero eso ha cambiado.

– Quizás costó canalizar la frustración de que las cosas no saliesen como se pensaba.

– Cuando generas unas expectativas tan altas y luego estás peleando por otra cosa... Pero mi frustración no venía por que saliesen o dejasen de salir las cosas, sino porque no podía ser yo mismo. Me lo impedían situaciones como el problema que tuve con el tobillo, que fue ninguna tontería. Yo no podía competir ni al 60 por ciento de lo que soy yo. Este año he dejado atrás esas situaciones y por eso mi nivel ha subido. Cabe remarcar que el cambio de ciudad deportiva ha sido clave. Hemos pasado de entrenar en campos que parecía que íbamos a la playa a entrenar en campos que están muy bien. Buena parte de los problemas eran por los campos de entrenamiento, pero no solo yo, sino muchos jugadores.

– Dice que el mérito de Coudet ha sido ponerlo en su posición, pero usted siempre se ha distinguido por ser un futbolista versátil. Con Marcelino, por ejemplo, consiguió un gran rendimiento jugando en banda izquierda.

– Sí, en un 4-4-2, pero no era exactamente en banda, jugaba por fuera, pero muy metido hacia adentro, no tenía las responsabilidades defensivas que tengo ahora.

“En mi posición es esencial tener una buena lectura de juego y ser intenso en la recuperación”

decoration

– A eso iba. El juego con balón siempre ha sido su fuerte, pero estas temporada estamos viendo un Denis diferente sin la pelota, mucho más intenso y voraz a la hora de presionar o robar en campo contrario. En eso también ha habido un cambio.

– Jugando en la posición que juego es primordial tener una buena lectura de juego en la presión y ponerle intensidad en la recuperación porque al final estoy jugando en un doble pivote con Renato[Tapia]. Y no solo eso. Si un compañero de la plantilla ve que un futbolista de mi perfil va tantas veces también contagia. Entonces, al final todo el mundo está presionando y generando situaciones defensivas buenísimas. Es lo que tiene el contagio. Cuando uno va, el resto va detrás.

– ¿A la hora de hacer este trabajo hasta qué punto le libera tener por detrás un seguro de vida como Renato Tapia?

– Renato es muy poderoso en los duelos defensivos y claro que se nota. A veces jugamos a la misma altura, pero claro que se nota. Es un gran jugador.

“Me gustaría marcar más goles, pero estoy contento y convencido de que el mejor Denis está aún está por llegar”

decoration

– Treinta partidos a la espalda, más de 2.400 minutos sobre el césped y nueve asistencias, su récord personal. ¿Estamos viendo al mejor Denis?

– Puede ser, aunque yo creo que el mejor Denis está por llegar. Creo que con el paso de los partidos estaré mejor. Sí que es cierto que la temporada está siendo muy buena, pero estoy convencido de que el mejor Denis está por llegar.

– Se dice que el fútbol es un estado de confianza. ¿Atribuye a esto su mejoría o ha sido más bien una cuestión física por lo ocurrido con ese tobillo derecho?

– Era fundamentalmente un problema de estado físico, no era un tema de cabeza ni de falta de confianza. Nunca he tenido problemas de confianza, siempre he confiado muchísimo en mí. Sí es cierto que el año pasado por situaciones físicas y del rol que tenía en el equipo, las cosas no salieron como esperaba.

– ¿No ha sido muy difícil tener que lidiar con la presión de las expectativa incumplidas?

– Estoy acostumbrado a convivir con la presión. Sinceramente no soy un futbolista que juegue con presión. Cuando más altas son las expectativas, mejor. Si el equipo pelea por cosas importantes, pues mucho mejor. No considero que sea un tema de presión.

“Disfruto más dando una asistencia que marcando un gol”

decoration

– ¿En qué se propone mejorar en los partidos que quedan?

– Me gustaría marcar más goles. Esta temporada todavía no he marcado y la pasada hice un gol. Esta temporada está algo más difícil porque juego más lejos de la portería rival. Disfruto más dando una asistencia que marcando un gol, pero evidentemente tengo que mejorar en eso.

– Su misión no es tanto marcar goles como buscar socios que puedan hacerlos.

– Sí, a día de hoy mi misión es iniciar el juego, intentar que ellos reciban siempre en ventaja. Creo que lo estoy haciendo bastante bien y que el equipo lo está notando.

– ¿Le gusta el calendario que queda por jugarse?

– Sí. Quedan partidos muy bonitos. Tenemos un partido muy importante contra el Villarreal en su campo, tenemos que ir pelearle al Barça al Camp Nou, acabamos contra el Betis, y recibimos al Getafe. Va a ser un calendario bonito y vamos a intentar acabarlo lo más arriba posible. Si podemos meternos entre los siete primeros, pues mucho mejor.

– Villarreal y Betis pelean por Europa y el Barça por la Liga. ¿Motiva la posibilidad de que el Celta sea juez del título, incluso de Europa, si no llega a entrar?

– No estamos pensando en ser jueces de nada, ni en fastidiar a un rival. Nosotros vamos a ir a ganar aunque no nos estemos jugando nada. Ojalá en las dos últimas jornadas nos juguemos algo, pero si no nos jugamos nada trataremos de ganar cualquier partido. Independientemente de que nos juguemos algo o no, las diez últimas jornada de Liga son las que te marcan. Son las que te dan el prestigio y con lo que se queda la gente. Pero todo el mundo se está jugando algo: los que acaban contrato, una renovación, o el dinero de la televisión. Mucha gente se está jugando cosas.

– LaLiga trabaja para que el público vuelva a los estadios en las últimas jornadas. ¿Hasta qué punto ha echado el Celta de menos el calor de la grada?

– La falta de público se nota muchísimo. Yo creo que, tal como jugamos ahora, la afición disfrutaría muchísimo en Balaídos y estoy convencido de que sacaríamos mejor resultados. Claro que se echa de menos.

– A veces, por televisión, da la impresión de que más que un partido de Liga se juega un partido de entrenamiento. ¿Cuesta más enchufarse?

– Al principio resultaba un poco extraño, pero luego te acostumbras. Ahora también se pitan más faltas, cualquier grito se pita como falta.

– Por cierto, el Celta es el equipo que más falta hace en LaLiga y no creo que se le pueda considerar un equipo violento. ¿Le sorprende?

– No porque cuando perdemos la pelota queremos robarla y tenerla el mayor tiempo posible. Y hay faltas que no se pueden dejar de hacer porque, tal como jugamos, apretando arriba, no nos pueden superar fácil, si no, nos pueden coger a la contra.

– La primera parada del calendario va a ser el Levante, un equipo que en estos años ha dado al Celta no pocos quebraderos de cabeza. ¿Cuál será la clave para superar a los de Paco López?

– Creo que va a ser un partido de muchos goles por cómo jugamos los dos equipos. A los dos nos gusta tener el balón, atacar y dejan muchos espacios. Somos equipos distintos y, a la vez, similares. Saldremos a jugar como en cada partido, intentando mandar en el campo para llevarnos los tres puntos.

– ¿Se siente especialmente cómodo este equipo en el intercambio de golpes?

– A nosotros nos gusta llevar el peso del partido, pero contra según que rivales es complicado. Contra el Sevilla, por ejemplo, se decidió en un duelo del golpes del que al final salimos perjudicados. Claro que el Sevilla tiene jugadores de mucho nivel, pero además hace cinco cambios y los que entran desde el banquillo son muy buenos.

Denis Suárez conduce el balón durante el partido contra el Osasuna jugado en Balaídos Marta G. brea

– El Celta inició los dos últimos partidos de casa con siete canteranos en el once. ¿El futuro de este equipo pasa por la cantera?

– Obviamente que sí. Veo chicos que viene por debajo como Gabri Veiga, Miguel Rodríguez, Fontán, Carreira, Losada, Carlos Domínguez y algún otro que me dejo. Chicos de la casa que espero que tengan recorrido en el club y que son la base del futuro, complementado con jugadores de fuera porque todos de casa es complicado.

– ¿Es un plus la cantera a la hora de que el equipo se identifique con la gente.

– Claro. La afición prefiere a un jugador de casa que a un jugador de fuera, pero esto pasa en todos los clubes. En el Barça, de donde yo vengo, es parecido. En igualdad de condiciones, el de casa siempre tiene que estar por delante.

– Paradójicamente, la exigencia con los jugadores de casa es mayor que con los de fuera. Mire por ejemplo los silbidos a Brais, a uno de fuera seguramente no le pitan tan fácilmente.

– Yo creo que se trata igual a los jugadores de fuera que a los de casa. Brais fue en un momento dado el cabeza de turco, pero ha demostrado que tiene nivel de sobra para ser titular en nuestro equipo. Lleva seis goles y está haciendo una temporada muy buena. Al final las cosas van llegando. Estoy seguro de que, si hubiese público en Balaídos, ahora nadie pitaría a Brais. Por otro lado, no veo mal que se le exija más a un chico de casa. Si se le exige, es porque la gente considera que tiene capacidad para dar más. No digo que no vea mal los pitos, sino la exigencia.

Compartir el artículo

stats