Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta mira a la próxima campaña

El club tiene atado a Franco Cervi y proyecta en sintonía con Eduardo Coudet tres fichajes para reforzar su plantilla: un central, un lateral izquierdo y un delantero - No descarta incorporar un pivote si vende a Okay

Antonio Chaves y Felipe Miñambres, en el centro, durante un desayuno de trabajo en la sede del club. |  // MARTA G. BREA

Antonio Chaves y Felipe Miñambres, en el centro, durante un desayuno de trabajo en la sede del club. | // MARTA G. BREA

Con el objetivo de la permanencia prácticamente en el bolsillo y opciones a lo sumo de luchar por la octava plaza, el Celta trabaja ya para sentar las bases de su próximo proyecto deportivo en sintonía con Eduardo, el Chacho, Coudet.

“Veo un compromiso para intentar generar un cambio en el club, veo a los jugadores, a la directiva y a su presidente muy comprometidos en esa línea. Cuando puedes alinear un montón de cosas, todo se puede encaminar y hacer las cosas más fáciles”, explicó el preparador argentino el pasado domingo tras la victoria ante Osasuna.

Las palabras del técnico confirman que existe consenso sobre las necesidades para fortalecer la plantilla en determinadas posiciones sobre la estructura del actual grupo de futbolistas, sin descuidar la aportación de la cantera. Coudet se propone ampliar el fondo de armario de un grupo en el que actualmente juegan de forma habitual 13 o 14 jugadores, doblando algunas de las posiciones que el equipo tiene más desguarnecidas.

La planificación del próximo curso volverá a estar condicionada por la drástica reducción de ingresos derivada de la pandemia. Esta difícil circunstancia obligará a dar preferencia a fórmulas de contratación distintas de los traspasos, con incorporaciones a coste cero o a préstamo, como ha ocurrido en los dos últimos mercados.

El club prevé entre cuatro y cinco nuevas contrataciones. La cantidad va a depender no obstante de la disponibilidad del mercado y de las bajas que se produzcan de jugadores con contrato en vigor que no entran en los planes del técnico.

Rubén Blanco.

La portería

Es seguramente la única línea que no va a sufrir modificaciones, más allá de la baja de Sergio Álvarez, que prepara su retirada del fútbol para incorporarse a la estructura del club tras complicársele la grave lesión de rodilla sufrida hace un año. La firme apuesta por gente de la casa se mantendrá inalterada el próximo curso con Rubén Blanco e Iván Villar. El mosense ejercerá como portero titular y el cangués pasará de tercer a segundo portero (en realidad ya ha venido ejerciendo esta función esta temporada).

Murillo.

La defensa

Dos son las incorporaciones programadas para reforzar la línea defensiva: un defensa central y un lateral izquierdo, contando con que tanto Jeison Murillo como Aarón Martín concluyen su cesión en el mes de junio.

El Celta ya ha decidido que no va a ejercer las opciones de compra pactadas respectivamente con el Sampdoria y el Mainz, pero no descarta la posibilidad de prorrogar una temporada más el préstamo del colombiano (que presenta el inconveniente de contar con un sueldo muy elevado) o renegociar una nueva cesión del carrilero catalán. El deseo de ambos jugadores de seguir vistiendo de celeste es la mejor baza con que cuenta el club.

Al mismo tiempo que se estudia la posibilidad de ampliar la continuidad de Murillo y Aarón, se busca en el mercado posibles sustitutos que encajen en el perfil que Eduardo Coudet pretende para mejorar la línea, principalmente préstamos o incorporaciones de jugadores libres por los que no haya que pagar traspaso.

José Fontán volverá a estar el próximo curso con el primer equipo. La versatilidad del arousano, que puede actuar tanto en el eje de la línea como en el carril izquierdo, gusta a Coudet y el club lo considera preparado para dar el salto.

Queda por ver si, por razones de límite salarial, se le ofrece contrato con el conjunto filial aunque al resto de efectos sea jugador del primer equipo o si se le presenta ya un contrato plenamente profesional.

Okay.

el medio campo

El Celta no descarta el fichaje de un pivote, aunque no se trata de una posición que sea prioritario reforzar teniendo en cuenta que Coudet juega con un solo medio centro defensivo. El técnico cuenta con Renato Tapia y Fran Beltrán (además de Denis) y debe decidir sobre el futuro de Okay, cedido hasta junio al West Bromwich Albion. La posibilidad de fichar pasaría por vender al internacional turco, que en estos meses se ha revalorizado de forma notable en la Premier League con el conjunto inglés.

Joselu.

la delantera

El frente de ataque será previsiblemente la línea en la que el Celta concentrará el mayor peso económico. El club tiene ya cerrado el fichaje del extremo argentino Franco Cervi desde el pasado mercado de invierno con el Benfica por un montante fijo de cuatro millones más otros cuatro en variables. La operación está apenas pendiente de firma y de que ambos clubes hagan oficial el acuerdo.

Al mismo tiempo se busca un delantero centro que complemente a Iago Aspas y Santi Mina. Uno de los nueves que el club tiene en su agenda es Joselu Mato, cuyo fichaje solo sería posible en caso de descenso del Alavés. Como alternativa, el club sondea el mercado en busca de delanteros “jóvenes y con hambre” sobre los que además podría obtener en el futuro alguna plusvalía.

Emre Mor.

las bajas

Como ocurre en cada mercado, la llegada de fichajes va a depender en buena medida de las salidas que puedan producirse. Y no son pocos los futbolistas actualmente en nómina que no entran en los planes del club, empezando por David Costas, un jugador al que el Celta no ha logrado dar salida en los últimos dos mercados y al que resta otro año de contrato.

El club debe decidir el futuro de los cedidos: Vadillo, Jozabed, el Toro Fernández y Juan Hernández. El Espanyol pagará dos millones por el manchego si asciende a Primera, y el futuro del sevillano estará seguramente en el Málaga, con el que está realizando una buena campaña. En cuanto al uruguayo y el murciano, lo más probable es que se les busque una nueva cesión.

Queda, por último la patata caliente de Emre Mor, a quien resta un solo año de contrato y al que se intentará (otra cosa es que se consiga un precio decente) vender.

Compartir el artículo

stats