Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta se exige sellar la permanencia

Nolito salta para cabecear un balón durante el entrenamiento vespertino celebrado ayer por el Celta en la ciudad deportiva de Mos. // RCCELTA

Nolito salta para cabecear un balón durante el entrenamiento vespertino celebrado ayer por el Celta en la ciudad deportiva de Mos. // RCCELTA

El Celta se propone sellar definitivamente la permanencia con un triunfo ante Osasuna (Balaídos, 18.30 horas, Movistar LaLiga) que ponga fin a la discreta racha de resultados conseguida por el grupo de Eduardo, el Chacho, Coudet en la última semana. “Queremos y necesitamos volver a ganar”, ha admitido el entrenador celeste, que espera retornar esta tarde a la senda de la victoria frente a los rojillos, tras sumar un solo punto de los últimos nueve disputados.

El atractivo juego desplegado frente a Real Sociedad, Cádiz y Sevilla no ha bastado a los celestes para alcanzar los 40 puntos que garantizan su continuidad en Primera División el próximo curso. El equipo vigués necesita trasladar al marcador su buen fútbol para evitar complicaciones y pretende hacerlo ante un rival que llega a Balaídos con los deberes hechos y un ojo en los puestos europeos.

Los rojillos comparecen en el coliseo vigués en su mejor momento del curso, tras firmar una impresionante racha de seis partidos sin conocer la derrota y encadenar tres victorias (Valencia, Elche y Villarreal) que le garantizan la salvación con seis jornadas de antelación y lo reactivan en la batalla por Europa.

Con semejantes antecedentes, el Celta necesita mejorar el nivel futbolístico de los últimos partidos y enmendar los errores defensivos que tan caros le costaron frente a hispalenses y donostiarras. El plan de partido variará ligeramente para adecuar el juego a las características del rocoso conjunto de Arrasate, un rival hecho a imagen y semejanza de su técnico, con querencia por el fútbol directo, que apenas concede en defensa y domina el contragolpe.

A pesar de que el Celta tendrá menos de 72 horas para recuperarse del esfuerzo realizado el pasado jueves en el Reale Arena, Eduardo Coudet no prevé rotaciones. El técnico celeste cuenta con los 21 futbolistas que se desplazaron a San Sebastián y todo apunta a que va a repetir el once desplegado contra los donostiarras. Será prácticamente el que se considera el equipo de gala, con la excepción de Rubén Blanco, que sigue lesionado, y volverá a ser reemplazado bajo el travesaño por Iván Villar.

El Celta se exige sellar la permanencia

El Celta se exige sellar la permanencia Simón Espinosa

En el resto del equipo no se esperan novedades. Hugo Mallo y Aarón Martín formarán en los flancos defensivos , con Néstor Araújo y Jeison Murillo en el eje de la línea. Renato Tapia se moverá por delante de la zaga con la misión de sujetar al equipo precediendo a la talentosa línea de volantes ofensivos que componen Brais Méndez, Denis Suárez y Nolito. Por delante de ellos, Iago Aspas y Santi Mina volverán a formar pareja en ataque. Para el banquillo, Coudet cuenta con no pocas piezas defensivas (Kevin, Aidoo, Fontán, Juncá) y escasos recursos en medio campo, donde solo cuenta con Fran Beltrán, y en ataque, donde las opciones se limitan a los argentinos Augusto Solari y Facundo Ferreyra.

Jagoba Arrraste dispone de mayor fondo de armario, hasta el punto de que la alineación de los rojillos es toda una incógnita. Es de suponer que, con 23 futbolistas en las convocatoria, el técnico vizcaíno refrescará su equipo con un once diferente del que se impuso el pasado miércoles al Valencia.

Aridane, en el centro de la defensa, y Lucas Torró y Darko Brasanac, en medio campo, tendrán descanso por fatiga muscular. Su puesto lo ocuparán previsible Unai García y Kike Barja y Oier Sanjurjo, respectivamente, mientras que otro excéltico, Facundo Roncaglia, podría relevar a Nacho Vidal en el lateral derecho.

En ataque, se mantendrán previsiblemente Budimir y Rubén García y la novedad podría ser el argentino Jonathan Calleri por Chimy Ávila, a quien Arrasate situará de partida en el banquillo.

Compartir el artículo

stats