A Eduardo Coudet le espera mañana un rival al que nunca se ha enfrentado desde que se hizo cargo del banquillo del conjunto celeste. En el club vigués reina el optimismo ante la oportunidad de sumar una victoria contra la Real Sociedad que les sitúe a solo seis puntos del séptimo puesto, que ocupa precisamente el conjunto donostiarra. El técnico argentino podrá disponer seguramente del once titular habitual, a excepción del portero Rubén Blanco, para enfrentarse a un adversario que encadena cinco jornadas sin ganar y al que parecen pesarle los 42 partidos que acumula en este curso.

El equipo de Imanol Alguacil ha bajado el ritmo después del título de la Copa del Rey, logrado el pasado 3 de abril, en La Cartuja frente al Athletic Club, y tras la acumulación de muchos compromisos en las tres competiciones que ha participado esta temporada. Así también lo ven desde el Celta, que toman como referencia al Sevilla, para comparar el estado de forma de celestes y blanquiazules. En las dos últimas jornadas del campeonato, el equipo de Lopetegui ha podido ganar a ambos (3-4, en Balaídos; 1-2, en el Reale Arena), pero sufriendo mucho más en Vigo que en San Sebastián para sumar los tres puntos y continuar acechando a los tres candidatos al título de Liga.

Ese es un dato constatable al que se aferran en Vigo para afrontar con optimismo el primero de los siete compromisos que le restan al Celta para finalizar una temporada en la que ya casi tiene asegurada la permanencia y todavía podría seguir aspirando a una plaza europea si mañana (Reale Arena, 21 horas), supera a una Real Sociedad que no gana en la Liga desde el pasado 7 de marzo. Ese día se impuso por la mínima al Levante gracias a un gol de Merino, que no podrá jugar contra los célticos por lesión.

Desde entonces, salvo el triunfo copero ante el Athletic Club (con gol de penalti de Oyarzabal), los de Imanol no levantan cabeza, pues solo han podido arrancar un empate en Valencia (2-2) y cedieron un punto en casa ante su eterno rival bilbaíno (1-1). Además, cayeron por goleada ante el Barcelona (1-6) y por la mínima contra el Sevilla (1-2), después de perder por un gol en Granada (1-0). Así, su balance en las cinco últimas jornadas es de tres derrotas y dos empates; o lo que es lo mismo: dos puntos de quince posibles.

Esos marcadores reflejan para el Celta que al equipo de Imanol se le está haciendo demasiado larga una temporada que arrancó el 13 de septiembre y que le llevó hasta los dieciseisavos de final de la Liga Europa (eliminado por el Manchester United tras un 0-4 en Donostia). En la Copa del Rey, fueron supedos en octavos de final por el Betis, pero tenían pendiente la final copera de la edición de la temporada, que se aplazó a este año debido a la pandemia del coronavirus.

Escasa de fuerzas, la Real actual en nada se parece a la que el primer día de noviembre visitó Balaídos, donde hizo lo que quiso de un rival que vivía el último compromiso en Balaídos de Óscar García al frente del conjunto vigués, pues tras el empate en Elche fue destituido. Los goles de Silva y de Oyarzabal, en la primera mitad, dejaron sentenciado un duelo que Willian José se encargó de elevar a la goleada, y que Aspas maquilló con un penalti.

Coudet, relevo del técnico catalán, se ha enfrentado a quince rivales de Primera División. A Sevilla, Granada, Athletic Club, Cádiz, Alavés, Huesca y Real Madrid se ha medido en dos ocasiones. Sin embargo, no se ha estrenado todavía ante cuatro equipos: Real Sociedad, Osasuna, Levante y Barcelona.

En apenas cuatro días, el técnico argentino se encontrará enfrente con donostiarras y pamplonicas, citas en las que el Celta podría confirmar sus aspiraciones de pelear por algo más que la permanencia. Ese objetivo, según consideran desde el club vigués, pasa por vencer mañana en el Reale Arena a un rival que en 42 partidos de esta temporada ha ganado 16, empató 15 y perdió 11.

Para recibir al Celta, Alguacil podría contar de cara con dos jugadores que pretendió el Celta para reforzar su línea de ataque, pero que finalmente se decantaron por el conjunto txuri-urdin: Carlos Fernández, cedido por el Sevilla y el más destacado el pasado fin de semana ante los de Lopetegui, y Portu, que rompió un principio de acuerdo con los célticos al abandonar Girona para instalarse en San Sebastián.

Coudet, por su parte, dispondrá seguramente de su ataque titular, pues Santi Mina ya se ha recuperado de la lesión en el sóleo. El vigués volverá a ser la referencia en punta junto a Iago Aspas, con Nolito y Brais Méndez por los costados. En el Celta creen que están ante la oportunidad de la confirmación de pelear por Europa.

Entrenamiento antes de viajar a San Sebastián

El Celta entrena este mediodía en la ciudad deportiva Afouteza, de Mos, antes de emprender viaje en avión a San Sebastián, donde mañana se enfrenta a la Real Sociedad a partir de las 21 horas (Movistar LaLiga). Será la tercera sesión de trabajo de los célticos para preparar el partido de la trigésimo segunda jornada del campeonato, que se reanudará tres días después para los célticos. El domingo, los de Coudet reciben en Balaídos a Osasuna, a partir de las 18:30 horas. Para este compromiso con el conjunto navarro, Coudet solo dispondrá de dos días de entrenamiento en Mos.

Los célticos acumulan tres salidas invictos

El Celta puede encadenar en el Reale Arena la cuarta jornada consecutiva a domicilio sin peder, después de ganar en las visitas al Huesca y al Alavés y sumar un empate sin goles el pasado domingo en Cádiz. Esta es la mejor racha de los últimos tres años como visitante del conjunto vigués, que se presenta en San Sebastián con la mejor pareja de asistentes de la Liga: la formada por Iago Aspas y Denis Suárez. Juntos acumulan un total de 17 pases de gol en lo que va de temporada. El moañés, con 10 asistencias, encabeza este apartado en el campeonato regular.

Gil Manzano arbitrará en Anoeta

Jesús Gil Manzano ha sido designado para arbitrar el partido entre la Real Sociedad y el Celta, correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga, que se juega mañana en Anoeta a partir de las 21 horas. El colegiado extremeño, que viene de protagonizar una polémica actuación en el Clásico, acumula 25 partidos arbitrando al Celta. El vigués es el tercer equipo con el que más veces se ha cruzado Gil Manzano, después del Real Madrid y el Barcelona. Con él, el Celta suma 10 victorias y 9 derrotas.