Eduardo Coudet dispone de todos los titulares, a excepción del portero Rubén Blanco, que sigue su proceso de recuperación tras una rotura del ligamento lateral interno de la pierna izquierda, para afrontar el partido de mañana en el Reale Arena (antiguo Anoeta) de San Sebastián. Ayer, Néstor Araújo recibió la buena nueva de que no sufre lesión significativa alguna, por lo que es muy probable que juegue en el once que Coudet opondrá a la Real Sociedad. Su compañero Santi Mina también volvió a trabajar con el grupo, después de superar unos problemas en el sóleo.

Las pruebas realizadas por los servicios médicos del Celta al central mexicano desvelan que no sufre una lesión significativa. El zaguero se quejó de unas molestias en el aductor izquierdo durante el partido del pasado fin de semana ante el Cádiz, en el que fue sustituido por precaución. Araújo se ejercitó en la tarde de ayer con el resto de compañeros en las instalaciones de la ciudad deportiva Afouteza.

El club informó además que en la misma sesión participó de nuevo el canterano Santi Mina, ausente en el último encuentro de la Liga a causa de una contusión con edema en el sóleo derecho.

De esta forma, y a la espera de que Araújo y Mina reciban el alta médica en las próximas horas, en la enfermería del Celta solo continúan los porteros Rubén Blanco y Sergio Álvarez y el atacante Emre Mor. El futbolistas turco ha comenzado a realizar ejercicios después de ser intervenido por los médicos de unos problemas de pubalgia que le llevaron a Dubai para ser tratado por un especialista. Mor hacía públicas en las últimas horas imágenes de las sesiones de trabajo que realiza en su domicilio.

Por su parte, la Real Sociedad también presenta tres bajas seguras para la cita de mañana en Anoeta: Illarramendi, Merino y el excéltico David Silva, autor del primer gol del partido de la primera vuelta en Balaídos. El canario firmó por el equipo guipuzcoano tras poner fin el pasado verano a su brillante etapa en el Manchester City.

A diferencia de Imanol Alguacil, el entrenador del Celta recupera dos piezas fundamentales en su once habitual. Mina regresará al once tras perderse la última jornada del campeonato por un problema en el sóleo que le obligó a retirarse en la primera parte del partido contra el Sevilla. Los médicos calcularon entre ocho y diez días la recuperación del delantero vigués, que ha sido el más destacado del equipo en los meses de febrero y marzo. Es más, Mina reconoce que se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera deportiva, tras un largo proceso de readaptación al Celta, al que regresó en el verano de 2019.

Como a otros muchos compañeros, a Mina le ha favorecido el cambio de entrenador y Coudet le ha mostrado la confianza suficiente para convertirse en un buen complemento para Iago Aspas. De hecho, son los dos máximos goleadores del equipo vigués. Entre ambos suman 20 de los 48 goles del conjunto celeste.

Además de la delantera titular, Coudet también podrá disponer de la zaga habitual, en la que Araújo forma pareja de centrales con el colombiano Jeison Murillo. Aidoo y el canterano Fontán son las alternativas, aunque este último parece haber ganado terreno frente al ghanés. Así lo consideró Coudet, al menos el pasado domingo, pues apostó por Fontán para suplir a Araújo cuando el mexicano sufrió los problemas físicos que le impedían continuar en el partido.

Iván Villar, uno de los más destacados ante el Cádiz, continuará en la portería; con Mallo, que también lució en el Carranza, y Aarón Martín en los laterales; Tapia, también destacado en la última jornada, jugará por detrás de Denis Suárez, Brais Méndez y Nolito; con Iago Aspas y Mina como referencias del ataque céltico en Anoeta.