El entrenador del Celta, Eduardo, el Chacho, Coudet, lamentó que su equipo no lograse afinar su juego para anotar un gol que, a su juicio, habría desatascado el encuentro y habría dado su equipo más espacios para maniobrar con la pelota para buscar el portal de Ledesma que, añadió, el Celta intentó encontrar hasta que el árbitro pitó el final. “Nos faltó finura para poder abrir el marcador y, a partir de ahí, hacer un partido más abierto con más espacios. Lo intentamos hasta el final, eso creo que se vio más que claro”, manifestó el preparador celeste en rueda de prensa en el Ramón de Carranza.

Coudet deslizó, en este sentido, que el tanto anulado por fuera de juego a Hugo Mallo pudo haber cambiado el desarrollo del partido. “El gol de Hugo fue milimétrico y una parada de Ledesma abajo terrible también”, comentó el Chacho, que admitió que no pudo ver la ocasión que el marinense tuvo en los minutos finales del encuentro. “Todavía no la vi. Ojalá entre cuando la vuelva a ver”, apuntó.

El entrenador celeste destacó la voluntad de protagonismo mostrada por su equipo “hasta el final”, así como el regusto amargo de no ha haberse podido llevar más que un punto del Carranza. “Queda esa bronca que se nos fueron dos puntos y la bronca de la última que nos hubiese dado un premio que merecíamos. Por el trámite del partido merecíamos tener un premio. Cada uno juega a lo que quiere o a lo que puede. No está en nosotros reclamar nada al rival”, dijo.

Coudet se refirió también a la opciones europeas del Celta, que no es algo que tenga ahora mismo en mente. “Se nos aleja un poco y se acorta la cantidad de partidos. La realidad es que tenemos que ir partido a partido, paso a paso y poder lograr la salvación con tranquilidad. Repasar siempre que estábamos últimos, que sacamos muchos puntos”, insistió Coudet, que desconocía aún si Araújo, que se retiró con molestias, será baja para el compromiso del jueves ante la Real Sociedad,